Arquivos de etiqueta: descanso

¿Atrapados en casa? ¡Hazlo divertido!

En una entrada anterior hablamos de las opciones que se presentan durante el verano para involucrar a los chicos en actividades organizadas fuera de casa. Hoy te queremos dar algunas ideas para que no se sientan atrapados dentro de casa.

Podemos dividir las actividades en casa según su utilidad para la educación de los peques: educativa, formativa o lúdica. Encontrar el balance entre estas tres hará que las vacaciones sean un tiempo no sólo productivo, sino valioso para la familia. Provechoso para su unión.

La proporción puede variar, pero tomando en cuenta que son vacaciones, quizá quieras intentar poner énfasis en lo formativo y lúdico, aspectos que se trabajan menos que el educativo el resto del año. Así que idealmente puedes dividir el tiempo entre un 35 % lúdico, 35 % formativo y 30 % educativo.

 

Formando… vínculos

Primero, recuerda que los niños aprenden con el ejemplo. No sólo digas “Recoge tu cuarto”, enséñale cómo. La manera en la que hables con ellos y cómo los hagas participar en la tarea les ayudará a entender mejor su lugar en casa, la manera en la que se pueden hacer responsables de sí mismos y de sus cosas.

Además, el tiempo que pases con ellos también ayudará a formar y fortalecer los vínculos que muchas veces son difíciles de fortalecer cuando están en la escuela.

 

Actividades formativas

  • Recoger el cuarto.

Hazlo divertido, encestar el peluche o recoger los zapatos y ordenarlos por color son variantes de juegos que ayudan a hacer los deberes.

  • Haz algo nuevo.

Lavar trastes (que sean seguros, nada de vidrio), lavar algo de ropa o barrer la casa enseña a los niños a que todos -hombres y mujeres- construyen el hogar.

  • Haz algo por los demás.

Contarle un cuento a sus hermanos pequeños o acompañar a los abuelos a la misa se convierten en actividades formativas de civilidad y empatía.

 

Crear es divertido

No importa qué área de la actividad humana vaya a desarrollar el niño adelante en su vida, siempre requerirá creatividad para sobresalir. Las vacaciones son estupendas para explorar esa área y se puede hacer con una multitud de materiales, así como de cientos de formas.

Lo más importante es que los niños exploren su imaginación y creatividad. Puedes iniciar con lo más básico: la mente. Contar historias e ilustrarlas puede ser tan sencillo como comprar un gis y dibujar en el piso. Aquí no hay reglas más que aquellas formativas de la responsabilidad (recoger lo que se usa) y empatía (respetar a los demás).

 

Actividades lúdicas

  • Cuenta cuentos.

Contar una historia al niño para que luego él cree otra y juntos hagan un dibujo puede ser tan entretenido que las horas pasarán volando. Usa hojas de reciclaje.

  • Crea juguetes.

Usando material de reciclaje o reuso, como pantalones viejos, los tubos de cartón del papel de baño, cuadernos del ciclo escolar viejo, ¡crea algo nuevo!

  • Vuelta a la tradición.

¿Recuerdas esos juegos que te divertían tanto de niño? Estas vacaciones son la oportunidad ideal para compartirlos con tus hijos.

 

Repaso sin tanto rollo

Las actividades educativas que perseguimos en vacaciones de verano deben ser, por necesidad, más relajadas que las de la escuela. Pero una forma divertida de hacerlo es no darles un horario fijo, aunque sí buscando que se den de forma natural durante las actividades diarias.

Verás, si vas al supermercado, haz que tu hijo te ayude a sumar algunas cosas. ¡Demuéstrale que las matemáticas existen en la vida real! También puedes aplicar esto a las demás materias; la ciudad está para explorarse, igual que la casa.

 

Actividades educativas

  • Suma el súper.

Dependiendo del grado académico puedes hacer partícipes a tus hijos de la compra de los víveres. Desde contar hasta 20 hasta sumar el costo de todas las verduras. ¡Las etiquetas suelen ser una clase de química y español!

  • Describe la ciudad.

Hasta en la más mínima salida a la tiendita está la oportunidad de descubrir plantas y animales. También la de leer para reforzar la lectura de comprensión con cosas muy prácticas.

  • Tiempo digital.

Si van a usar aparatos digitales, el momento de hacerlos conscientes de cómo se interactúa con ellos es ahora. ¿Cómo funciona el procesador de textos?, ¿cómo prendo la compu? Todo es una lección.

 

 

Escuelas de verano: ¿son necesarias?

Llega ese momento en el que ni padres ni hijos saben muy bien qué hacer con tanto tiempo disponible. Tal vez para uno de los padres sea más sencillo, aquel que trabaja fuera de la casa puede ahorrarse bastantes horas incómodas en las que darle una actividad divertida, productiva y formativa a sus hijos se convierte en un verdadero desafío.

Este problema lo podemos abordar de dos maneras: con actividades planeadas dentro de casa y con actividades organizadas fuera de casa.

En el primer caso, estamos hablando de poner un extra en la planeación semanal para, como padres o tutores, planear actividades divertidas y formativas para los niños y jóvenes. Por ejemplo, organizar una limpieza general de sus habitaciones o espacios personales, involucrando alguna actividad lúdica como concurso de encestar el peluche en la caja o competencias para ver quién tiende mejor y más rápido la cama.

El segundo tipo de actividad tiene que ver con los llamados cursos de verano, escuelas de verano o, sin mayor imaginación, clases de regularización.

Dejaremos las actividades planeadas dentro de casa para compartir algunos trucos e ideas más adelante. Hoy platicaremos más sobre las segundas.

 

Dale sentido

Ir a una escuela de verano, curso de verano o clases de regularización puede parecer muy estimulante para algunos chicos, pero para otros la mera mención de tener que dormir temprano para despertarse e ir a una actividad escolar les puede causar irritación. Así que, ¿cómo los convencemos?

Lo primero que debemos tener claro es si nuestro hijo o tutelado necesita o aprovecharía la actividad. ¿Es un estudiante perfecto? Nadie lo es, pero si canalizamos esta pregunta desde el enfoque “¿Hay algo que podría aprovechar de la actividad?”, todo nos puede resultar más sencillo.

Así que lo primero es que tú como padre o tutor le encuentres un sentido a enrolarlo en actividades durante sus vacaciones. Lo segundo es atraer, sin engaños, a los chicos hacia esta experiencia.

Si lo harán por primera vez, lo mejor que puedes hacer es ensalzar el lado social de la actividad. Recuérdale que es una oportunidad perfecta para conocer nuevos amigos o acercarse a los que ya tiene y le acompañarán. Otro plus para los chicos es que si asisten a estas actividades, la escuela se les hará “más fácil”, ya que no tendrán que esforzarse tanto en recordar conceptos, puesto que jugaron con ellos en vacaciones.

 

También es divertido

La mayoría de las ocasiones, los cursos de verano que ofertan las instituciones educativas, tanto públicas como privadas, incluyen actividades o están enfocadas en actividades exteriores. Ya sean de deportes, de ciencia o de arte, las actividades distintas que se llevan a cabo siempre tienen un componente lúdico. Esto sin duda les debe resultar un estímulo a los más pequeños, pero también a los chicos grandes de primaria, secundaria y prepa que ya están en etapas más sociables.

Si encuentras un área de mejora en lo social o deportivo para tus hijos o tuteladosm, ¡ahora es cuándo!, aprovecha la temporada.

 

Busca opciones

Los cursos de verano son gasto en una época previa a gastos muy fuertes, como lo son los costos de entrar de nuevo a un ciclo escolar; por eso los padres solemos dejar para otro año el curso de verano. Pero -y es un gran pero-, antes de decir que no, vale la pena buscar opciones.

Hay maestros que ven la oportunidad de aprovechar su vocación por educar y ganarse un dinero extra, por lo que organizan sus propios cursos o escuelas de verano. Acércate a los maestros de tus hijos para conocer las distintas opciones que la comunidad educativa de tus hijos tiene para ellos. Estamos seguros de que hay algo para cada bolsillo.

 

En resumen

  • Analiza las necesidades de los chicos antes de elegir una actividad organizada para el verano. ¿Qué necesita mejorar? ¿Qué quiere aprender? ¿Dónde lo puede aprender?
  • Las escuelas de verano no sólo son para repasar lo visto. También son oportunidades de socializar y mejorar en ese importante ámbito.
  • Hay opciones para cada bolsillo. ¡El chiste es buscar! Si estás atento a la comunidad educativa de tus hijos (escuela, maestros, otros padres de familia), será más fácil encontrar opciones.

 

“¿Y si no encuentro nada?”

Bien, nos da gusto que nos acompañes hasta aquí. Y por eso vamos a reunir un buen grupo de tips e ideas para desarrollar en casa si no se presenta la oportunidad de llevar a tus hijos a escuelas de verano.

Tres cosas prohibidas en tu primer semana de vacaciones

Tal vez suene un poco drástico, pero hay formas de ayudar a nuestra mente a superar la fatiga característica del fin de ciclo escolar, y una de ellas es dejar atrás, al menos una semana, nuestro día a día en la escuela.
Por eso te presentamos esta breve lista de cosas prohibidas para los maestros (al menos en su primer semana de vacaciones).

 

No hables del trabajo

Los maestros tienden a socializar mucho entre ellos, así que si las charlas no giran en torno a nuestra labor, sino a conocernos y reconocernos como seres humanos integrales, descubriremos a personas muy interesantes en cada uno de quienes, por razón de nuestro trabajo diario, apenas sabemos sus nombres y su área de especialización.
En Montenegro creemos que las vacaciones de los educadores no son sólo un derecho laboral, sino necesarias para fortalecerse y brindar lo mejor de nosotros a nuestros estudiantes.

 

Escucha mucha música

Ya sea a través de servicios de streaming, comprando CDs, escuchando la radio o comprando vinilos, aprovecha las vacaciones para incrementar tu acervo musical. Además de relajarte, escuchar música tiene algunos beneficios comprobables como:

– Reducir el estrés, disminuyendo el nivel de activación del cuerpo.

– Modular el estado de ánimo. Luego de realizar algunos ejercicios de relajación acompañados de música, nos sentimos más positivos y optimistas.

– Meditar. La música relajante es un buen complemento para ello. Ciertos géneros musicales potencian la práctica de la meditación al disminuir la actividad cerebral.

– Mejorar el sueño con música suave mientras se duerme.

 

Pasa tiempo en familia

Lo mejor de las vacaciones es compartir tiempo de calidad con tu propia familia. Pasamos tanto tiempo atendiendo las necesidades básicas de otros que a veces olvidamos los propios, por lo que este espacio de tiempo es ideal para reconectar con ellos; además, tiene beneficios como:

– Generar sentimientos positivos y recuerdos que se conservan en el tiempo.

– Mejorar la comunicación entre los miembros de la familia.

– Disminuir el estrés al desviar la atención de las preocupaciones diarias.

– Aumentar la autoestima gracias a la interacción con los miembros de la familia, así como mejorar su unidad al fomentar la convivencia.

 

Ahora ya lo sabes, aprovecha al máximo este tiempo.

El ABC para relajarse en vacaciones

Relajarse en vacaciones, Montenegro Editores

Existe una creencia arraigada en la sociedad de que la carga laboral puede medirse en horas. Pero el trabajo de los maestros, al igual que el de otros educadores y tutores, también conlleva un desgaste emocional e intelectual que suele quedarse con nosotros aún en periodos de descanso.

En Montenegro queremos echarte una mano para que las inminentes vacaciones te sean provechosas por completo, y por ello te proponemos algunas técnicas para relajarse de verdad en vacaciones.

 

A) Alarga las mañanas.

Aunque seas profesor en una escuela o colegio vespertino, estamos seguros de que tu rutina te lleva a levantarte temprano. Con los chicos de descanso, lo primero que tienes que hacer para romper con la rutina de trabajo e iniciar una de descanso es… comenzar más tarde.

 

B) Date gusto.

Empezar más tarde tu día no significa que no tendrás el tiempo suficiente para cocinarte. ¡Todo lo contrario! Podrás tener el tiempo para prepararte tu comida favorita u ordenarla para comerla en casa. Esto puede ser tan sencillo como llenar el refrigerador antes de tus vacaciones, así no tienes que preocuparte por ir al supermercado.

 

C) Actívate, relajándote.

Suena a un sinsentido, pero no lo es tanto. Programa tiempo en tus vacaciones para realizar meditación, yoga o simplemente corriendo, caminando o viendo una película en la comodidad de tu sillón… es importante que tu mente no se sature.

Relajarse en vacaciones

Otras recomendaciones

Además de estas tres esenciales tareas, también puedes organizar tus vacaciones, así no perderás estructura ni tampoco dejarás de relajarte. También intenta abandonar la tecnología (tabletas, smartphones, computadora) al menos durante la mayor parte del día, apartando un tiempo (breve) para usarla. No te estreses.

Y, al final, pero no menos importante, aparta un par de días para ponerte al tanto de tu regreso a la actividad. Así sabrás que estás casi de regreso y tu mente se alistará sin tanto estrés.

Cuéntanos qué otras técnicas usarás o has usado en vacaciones anteriores. ¡Queremos leerte!

Sácate un 10 en vacaciones también

#MontenegroEditores

Esta semana es la última de actividades antes de iniciar las llamadas vacaciones de Semana Santa, periodo reconocido en el calendario oficial de la Secretaría de Educación Pública como correspondiente a vacaciones de las semanas del 10 al 14 y del 17 al 21 de abril.

Este asueto es la oportunidad perfecta para aprovechar los privilegios de ser educadores, como los descuentos en pasajes, entradas a museos y/o parques, así como aprovechar el tiempo para descansar la mente con algún libro o película.

 

Viaja con descuento

Antes de que llegue la fecha de partida te convendría revisar los descuentos que los distintos transportes tienen para los maestros. Antes de eso te recomendamos tener al día tu credencial que te acredite como tal. Después puedes empezar por las páginas web de las líneas de autobuses que –como ETN, Estrella Blanca y Flecha Amarilla– ofrecen hasta un 25% de descuento para los docentes en todos sus viajes. Conviene revisar antes, en cada caso, el descuento ofrecido y su vigencia, aunque para este año 2017 se están ofertando a partir del viernes 7 y hasta el 24 de abril en algunos casos.

 

Entra con descuento

Además de viajar con descuento podrás disfrutar, con todo ese tiempo disponible, de los tesoros que guardan los museos nacionales. Muchos, como el Nacional de Antropología e Historia, el Regional de Guadalajara y el Instituto Cultural Cabañas, ofrecen entrada gratuita a los maestros y a estudiantes, por lo que puedes acudir también con tus hijos.

 

 Leer y ver para crecer

Puedes dedicar unas horas de tus vacaciones a ver filmes o leer historias que te inspiren un regreso vigoroso a las aulas; que reafirmen en ti la vocación o te hagan reír con un retrato cómico de la vida en la escuela.

A las cintas clásicas como Al maestro con cariño, protagonizada por Sidney Poitier, y la mexicana El Profe de Mario Moreno Cantinflas, se han añadido recientemente cintas como Freedom Writers (Diarios de la calle) protagonizada por Hillary Swank, y No manches Frida, una ligera comedia nacional protagonizada por Omar Chaparro y Martha Higareda.

#MontenegroEditores

Si lo tuyo es la lectura y quieres disfrutar de la ficción a partir de vidas de maestros, te recomendamos dos extraordinarios libros que parten de la vida de un maestro. El Mago de John Fowles puede llevarte hasta las islas griegas para comprobar que la educación sentimental nunca termina, así como los misterios de la vida. Mientras que puedes leer Ulises Criollo, una magnífica obra donde el llamado “Caballero del Abecedario”, José Vasconcelos, revela partes de su vida que le llevaron a fundar la SEP y otras instituciones educativas tras la revolución.

Esperamos que estas recomendaciones te guíen y te des a ti mismo un 10, luego de aprovechar los días de asueto para descansar y fortalecer la mente tanto como el cuerpo.

Recuerda que además de una oportunidad para el descanso, estas vacaciones fortalecen tu vida docente y como mexicano. O como lo puso recientemente el secretario de turismo de México, Enrique de la Madrid:

“Viajar es fundamental, pero también nos permite valorar el patrimonio que tenemos y fortalece nuestro sentido de pertenencia, identidad y de orgullo con nuestro país (…). El que viaja está haciendo Patria, le está ayudando al sector turístico, pero también se está ayudando a sí mismo, enriqueciendo y aprendiendo; se aprende muchísimo en las aulas, pero también se aprende fuera de las aulas”.