Arquivos de etiqueta: decisiones

Asertividad infantil, qué es y cómo fomentarla (y por qué)

Por Equipo Montenegro

 

Podemos enseñar a nuestros hijos a ser educados, pero si realmente queremos prepararlos para vivir en una sociedad más diversa y hacerlos ciudadanos responsables de un nuevo orden social sin discriminación, lo que tenemos que enseñarles es el arte de la asertividad.

La asertividad los ayudará a expresar su propia opinión de manera respetuosa y clara al mismo tiempo; la asertividad es una característica que si es bien empleada por los pequeños, podrán tanto salir de aprietos como conseguir mejores puestos de trabajo en el futuro. Incluso en su infancia, la asertividad les puede ayudar a construir mejores relaciones con sus amigos, maestros y familia, enriqueciendo su experiencia vital.

Pero antes de ver cómo podemos cultivar este don social, debemos repasar brevemente qué entendemos por asertividad. Definida por los psicoterapeutas como “la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Negociando con ellos su cumplimiento”, la asertividad se define también como opuesta a otros dos comportamientos posibles en sociedad: la agresividad y la pasividad.

Aquí cabe resaltar que los niños son, por naturaleza, asertivos, pero que el problema viene cuando crecemos y buscamos aceptación por encima del bien común, que sólo llega cuando todos los intereses son representados y valorados.

Por ello te recomendamos estudiar los tres tipos de comportamiento que pueden desarrollar tus pequeños, para que identifiques en cuál se está desenvolviendo.

– Niños de estilo pasivo: actúan sin defender sus intereses ni sus objetivos ni sus emociones. Al no mostrar sus opiniones o desacuerdos, la gente suele aprovecharse de ellos.

– Niños de estilo agresivo: actúan sin tener en cuenta los sentimientos de los demás. Amenazan, insultan, pelean o gritan, creen tener razón siempre y suelen ser rechazados por la gente.

– Niños de estilo asertivo: actúan respetándose a ellos mismos y a los demás. Es adecuada su forma de expresarse, son correctos, coherentes, completos, claros, sinceros y concisos. Son personas que suelen ser aceptadas en los grupos y en las relaciones sociales, ya que emocionalmente no están en deuda con nadie.

Conducir a los niños por el camino de la asertividad es reflejar en sus conductas diarias una apuesta por la formación integral de los pequeños, no sólo en el civismo, sino en una cultura de la tolerancia a la diversidad y la responsabilidad social. Por esto, te presentamos dos actividades que puedes llevar a cabo para cultivar la asertividad en tus hijos.

 

El buzón de sentimientos

Este juego ayuda al niño a expresar lo que siente de forma adecuada. ¿Por qué no poner un “buzón de sentimientos” en casa en el que expresemos cómo nos ha hecho sentir una situación? Durante el fin de semana podemos leer todos los mensajes, y así nuestro hijo podrá expresar cómo le hizo sentir esa situación en concreto. Por ejemplo: “Yo me sentí mal cuando mi hermano no me dejó jugar con sus amigos”. En caso de que no pueda escribirlo, puede dibujarlo. El objetivo es que todos empecemos diciendo: “Yo me sentí… cuando…”.

 

Lo bueno y lo malo

Otra forma de manifestar nuestros sentimientos es hacer el juego de los 5 minutos buenos y malos. Es tan sencillo como reunir a la familia un ratito cada día para que todos podamos platicar cómo nos ha ido en el día: lo que nos ha gustado y lo que no nos ha gustado en lo absoluto. El único requisito será que nos miremos a los ojos.

 

Con estas actividades y consejos podemos fomentar la asertividad como herramienta de crecimiento, ¿qué opinas? ¿Has aplicado alguna otra actividad? Cuéntanos cómo fomentas tú la asertividad.

La esperanza en tiempos de incertidumbre

A inicios de año, la firma Deloitte —presente en más de 150 países y territorios, dedicada a asesoría en auditoría, impuestos, temas legales y financieros, asesoría de riesgo y servicios de consultoría— publicó la sexta edición de su Informe Millennial. Este informe recogió las opiniones de 8 000 jóvenes nacidos después de 1982 de 30 países de todo el mundo, buscando aproximarse a las perspectivas y posturas de esta generación joven que empieza a insertarse en el mercado laboral, social y político. Y como parte del resumen ejecutivo, la firma subraya algo que demanda nuestra atención: “Los millennials (…) no son nada optimistas sobre sus prospectos [profesionales] a futuro, ni la dirección a la que se encaminan sus países, especialmente aquellos procedentes de mercados maduros”[1].

La preocupación ante la incertidumbre e inseguridad al cabo de un año de eventos políticos y sociales de gran peso a escala mundial en distintos ámbitos y de las complicaciones económicas propias del contexto actual, aunados a un cierto perfil social, emocional y de escala de valores de esta generación, invita a muchas reflexiones, entre ellas, una en torno al tema de la esperanza: cómo fomentarla —o en su caso construirla o re-construirla— desde la infancia, incluso desde adolescencia, para que nuestros hijos puedan caminar frente a la incertidumbre propia del mundo que será el de ellos, con un sentido de esperanza a modo de brújula interna que los habilite a encontrar certidumbre, aun dentro de las situaciones más inciertas y desesperanzadoras que puedan toparse.

 

El contexto de las expectativas de un futuro esperanzador

Kristina S. Callina, Sara K. Johnson, Mary H. Buckingham y Richard M. Lerner —Investigadores del Departamento Eliot-Pearson de Estudio Infantil y Desarrollo Humano en la Universidad de Tufts, Boston—, en una publicación de 2014, exploran los perfiles desarrolladores de la confianza y las expectativas de un futuro esperanzador (EFE) en la adolescencia. Según un cuerpo importante de investigaciones y teorías revisadas por el equipo, las expectativas sobre el futuro, con un corte más esperanzador, juegan un rol importante en el desarrollo positivo de la juventud, aunada a la capacidad de salir de una situación difícil y crecer con dicha experiencia[2].

La esperanza, dentro del marco teórico revisado por este equipo de especialistas, se entiende como “las emociones y cogniciones que energizan el comportamiento en dirección de metas futuras, y varios aspectos del progreso en la juventud”[3]. Esta mejora en el desarrollo y la prosperidad o crecimiento es evidente, por ejemplo, en indicadores que asocian a altos niveles de esperanza con éxito académico, así como en el campo del bienestar psicosocial y el de los logros deportivos. Según estos especialistas, se han encontrado vínculos entre las expectativas de un futuro esperanzador y los indicadores más globales del desarrollo positivo en los jóvenes —un modelo y abordaje del desarrollo adolescente que busca involucrar a éstos con sus familias, comunidades y gobiernos para que desarrollen su potencial—, como la competencia, la confianza en sí mismos, el carácter, la conexión y la contribución.

La importancia de tomar un escenario o situación y poder verlo y abordarlo con una mirada que mantiene la esperanza de que éste encontrará o le encontraremos un buen desenlace es, entonces, elemental en el desarrollo integral de un niño o joven, incluyendo —y más allá que— los ámbitos académicos o deportivos, pues lo equipa con habilidades que pueden marcar una gran diferencia en la forma en la que enfrenta todo tipo de situaciones y que alcanza su vida adulta. El contexto en el cual el niño se desarrolla es un factor crucial para el desarrollo de esta esperanza, según Callina, Johnson, Buckingham y Lerner. En específico, la relación padres-hijos está altamente implicada en el desarrollo de la esperanza (o de la capacidad de tener un abordaje esperanzador).

 

Criando niños con esperanza

Ante las complejidades que se enfrentan en un mundo globalizado de más de 7 500 millones de habitantes —y contando—, y tras un sondeo que recupera tanto posturas como opiniones no muy optimistas de las generaciones más jóvenes ante el futuro incierto, cabe la pregunta: y como padre, ¿qué puedo hacer?

Estimular y fortalecer la esperanza se ha vuelto necesario en estos tiempos. En un artículo del escritor Gershom Gorenberg, el Dr. Timothy Elliot —profesor asociado de psicología de la Universidad de Alabama, Birmingham— lo deja de forma muy clara: “al instalar la esperanza, le enseñamos a nuestros hijos que no son sólo recipientes pasivos de todo lo que pasa”[4].

Es importante que sepamos que son pequeños ajustes en nuestras rutinas los que podrán ayudar a fortalecer la esperanza en nuestros niños. Para el Dr. C. R. Snyder —investigador en esperanza y profesor de psicología clínica en la Universidad de Kansas en Lawrence—, la esperanza “es aprendida. Y como padres, incentivamos a nuestros hijos a pensar positivamente, de hecho, probablemente ya lo estás haciendo. Ayer, cuando tu niña pequeña subía dos escalones por ella misma y tú la motivabas a intentar con uno más, y luego otro, hasta que alcanzara el final de la escalera, tú eras el entrenador de la Liga Juvenil de Esperanza”[5].

Un niño con esperanza, según especialistas como Snyder y el Dr. Lewis Curry, es a la vez optimista (espera lo mejor) y determinado (es capaz de tratar la adversidad como un reto en lugar de verla como el final del camino)[6]. Y para ellos, una de las maneras más importantes de inculcarle esperanza radica simplemente en pasar más tiempo con nuestros niños: la seguridad derivada de un apego fuerte y sólido al inicio de la vida, le dará a tu niño la confianza para perseguir metas altas más adelante.

Para Snyder, la esperanza puede ser fomentada en cualquier etapa del desarrollo del niño. Desde contestar sus preguntas en la infancia temprana de “qué es eso” y “por qué”, lo cual enriquece su habilidad para articular lo que desea (que a su vez es el primer paso para lograr sus deseos), hasta ayudar a que tu niño crezca sus metas, lo que le enseña a disfrutar de los retos; y finalmente, celebrar con él cada logro, incluyendo los pequeños (o los que nosotros vemos como pequeños).

Leer, según apunta Gorenberg tras sus fructíferas pláticas con Snyder (entre otros), es otra forma de enseñarle a tu pequeño un pensamiento esperanzador: más allá de enriquecer y fortalecer sus habilidades en el lenguaje, las historias frecuentemente contienen algún tema esperanzador. A lo largo del crecimiento de tu hijo, ayudarle a generar múltiples soluciones a un problema —incluso hipotético— (situaciones que siempre enfrentan de una u otra manera los personajes de una historia) le dará una plasticidad y flexibilidad que le ayudarán en escenarios reales para encontrar nuevas vías de solución, incluso después de que con una —o varias— que haya intentado antes, haya fracasado. Hay que separar en el momento de corregir: que cuando falló algo, se debió a la estrategia o la forma de ejecutarla, mas no por una falta de talento o por una característica intrínseca del niño.

La esperanza, que en estos tiempos se asemeja a un santo grial altamente cotizado y requerido por muchas naciones, es, después de todo, algo que podemos alimentar y fortalecer desde nuestro hogar, en sus pequeños y, al mismo tiempo, grandes alcances.


[1] Galaz, Yamazaki, Ruiz Urquiza, S. C. Deloitte. “Apprehensive millennials: seeking stability and opportunities in an uncertain world”. The 2017 Deloitte Millennial Survey. [Tomado de https://cdn2.hubspot.net/hubfs/1708142/Campanas/Millennial%20Survey%202017/Deloitte-ES-millennial-survey-2017.pdf]

[2] Callina, K., Johnson, S., Buckingham, M., & Lerner, R. (2014). “Hope in Context: Developmental Profiles of Trust, Hopeful Future Expectations, and Civic Engagement Across Adolescence”. Journal Of Youth & Adolescence, 43(6), 869-883. doi:10.1007/s10964-014-0096-9

[3] Schmid and Lopez en Callina et ál.

[4] Elliot en Gorenberg, Gershom. “Raising a Hopeful Child”. Parents Magazine. [Revisado en línea en http://www.parents.com/parenting/better-parenting/style/raising-a-hopeful-child/]

[5] C.R. Snyder en Gorenberg.

[6] Gorenberg, Gershom. “Raising a Hopeful Child”. Parents Magazine. [Revisado en línea en http://www.parents.com/parenting/better-parenting/style/raising-a-hopeful-child/]

El aporte de la disciplina a la vida académica

Disciplina, #MontenegroEditores

Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto, es un hábito.
—Aristóteles

 

La trampa de la sobrevaloración del talento

El avance en el ámbito escolar, como en los demás ámbitos de la vida, no se reduce a un solo factor —como a una capacidad cognitiva o un coeficiente intelectual privilegiado—. Es la suma de muchos factores, desde todos los contextos de un alumno, lo que al final impacta en su desempeño escolar. Fomentar tanto la disciplina como los hábitos de estudio en nuestros niños, desde edad muy temprana, trae grandes beneficios así como un gran impacto a su vida académica y, de paso, a la personal.

Más que sólo un cerebro dotado

En un estudio de la Universidad de Pensilvania en Estados Unidos, investigadores del Centro de Psicología Positiva decidieron medir la auto-disciplina de estudiantes para analizar su efecto en el nivel de desempeño de los mismos, pues con evidencia de una gran variante de desempeños con niños que comparten el mismo coeficiente intelectual (IQ), se obliga a buscar la influencia de fortalezas no-intelectuales[1] (e.g., motivación, autodisciplina) en los rendimientos académicos altos. De acuerdo a sus resultados, “adolescentes altamente auto-disciplinados sobrepasan el desempeño de sus pares más impulsivos en cada variable de desempeño académico, incluidas calificaciones en boletas, resultados de pruebas estandarizadas de logros, admisión a preparatorias competitivas y asistencia”[2]. Entre algunos de los aspectos observados que afectaron los resultados de los estudiantes, están las horas dedicadas a las tareas, horas dedicadas a ver televisión (inversamente) y la hora en la que los estudiantes iniciaban sus deberes escolares en casa.

Los beneficios de la disciplina distan de ser exclusivamente en el plano inmediato. Otros investigadores, como Mischel y sus colaboradores, mostraron -a inicios de los años 90- que una mayor habilidad para posponer la gratificación (prima hermana del autocontrol) a los 4 años de edad, se relacionaba con una mayor funcionalidad académica y social más diez años después [3].

Sobra mencionar que fomentar la auto-disciplina en nuestros hijos desde pequeños les traerá beneficios más allá de los observables en un plano estrictamente escolar e inmediato, como los ya mencionados líneas atrás, además de otros como desarrollar y expandir los tiempos de concentración, crear hábitos de orden y fortalecer habilidades de administración del tiempo, además de mitigar el estrés y la ansiedad que pueden generar la poca preparación ante un reto escolar.

Cómo ayudarlos en la construcción de buenos hábitos de estudio

Un dato que puede ser importante al incorporar o llevar a cabo por primera vez algunas de las herramientas y/o sugerencias que nos mencionan especialistas en la entrega de Tips para estudiar de la Guía de Padres de Montenegro, es aquel sobre los periodos de tiempo de estudio sugeridos según la edad de cada niño. Así podemos tener un parámetro que nos ayude a balancear el tiempo que es ideal que estudien al día, sin que se vuelva demasiado. Información que va muy de la mano con los tiempos aproximados de concentración según el grado escolar que también se exponen en la Guía. Con esta información podremos armar estrategias para cada uno de nuestros niños, pues, en efecto, y como de seguro lo intuías, las cargas de tiempo dedicado al estudio y lo que verdaderamente puede durar un niño en completa concentración, van a variar según su edad. Así mismo variará idealmente lo que podemos exigir a cada niño.

Dentro de algunas de las sugerencias que se proponen para ayudar a que los niños estudien mejor, están el llevar un registro de objetivos que se evaluarán, tener a la vista las próximas tareas a cumplir, compensar a los niños con estímulos verbales, físicos o emocionales cada que alcanzan sus logros establecidos; además de las maneras en las que es mejor que intervengas: ofrecerles explicaciones que permitan al niño realizar su tarea, sin realizarla por él, u ofrecerles ejemplos nuevos o distintos cuando no pueden resolver un ejercicio.

Herramientas muy importantes como la creación de horarios o planeaciones semanales que integren los distintos ámbitos de la vida de un niño, cuidando que exista siempre un equilibrio sano entre esparcimiento y deberes, así como el establecimiento de un espacio y ambiente verdaderamente óptimos para el estudio, son algunos recursos que se detallan en esta Guía, y que encontrarás de mucha utilidad. Todo esto lo podrás consultar y descargar completamente gratis desde el portal oficial de Montenegro, en la sección Padres, y esperamos que, así, tu niño empiece a apropiarse de buenos hábitos de estudio que lo lleven a desarrollar muchas otras habilidades que le beneficiarán a lo largo de su vida.


[1] Duckworth, Angela L., y Seligman, Martin, E.P. Self-Discipline Outdoes IQ in Predicting Academic Performance of Adolescents. Positive Psychology Center, University of Pennsylvania. 2005. [Revisado en https://www.sas.upenn.edu/~duckwort/images/PsychologicalScienceDec2005.pdf]
[2] Ídem.
[3] Mischel et ál. en Duckworth y Seligman, Op. cit.

Elegir escuela para nuestro hijo

#MontenegroEditores #elegirEscuela

Decisiones, decisiones…

Si bien la elección del preescolar o de la primaria a la que asistirán nuestros hijos no condiciona ineludiblemente su acceso a la universidad que más adelante se perfile como la mejor para su proyecto —al menos no aún en México—, la preocupación de los padres por tomar la decisión correcta sobre un tema tan importante en la vida de sus hijos, como la educación, crece en sincronía con las demandas de la vida cada vez más compleja y competida de las sociedades actuales.

 

Una línea de luz
en un panorama abrumador

Sabemos que puede ser abrumador elegir una escuela para nuestros hijos, pues además de la carga que significa la formación educativa y el futuro académico de ellos, en la balanza entran factores más cotidianos, y no por ello menos importantes, que impactan esta decisión: costos, ubicación, impartición de uno o varios lenguajes, enfoques pedagógicos y religiosos o laicos, por nombrar algunos. Por ello, Montenegro te ofrece una guía muy práctica y concreta realizada por especialistas, en la que se abordan tanto elementos que comúnmente entran en juego a la hora de revisar escuelas y los que no es recomendado que dejes de lado, así como breves sugerencias para hacer que una decisión que de “a ratos” nos pudiera sobrepasar, sea más clara y lo más llevadera posible.

Esta guía es completamente gratis; puedes consultarla y descargarla desde el sito oficial de Montenegro Editores.

 

Educación básica,
el preámbulo de trayectos profesionales

Y la preocupación no está del todo infundada. A pesar de que la incidencia de los niveles de preescolar y primaria parecieran alejados de los campos de una elección profesional y una máxima casa de estudios acorde a las capacidades y áreas de desarrollo que tiene y enfrentará un estudiante, es desde estos niveles que en realidad se perfilan muchas habilidades de un niño, y con la atención y los modelos adecuados, sus talentos y gustos pueden ser identificados y desarrollados desde una edad muy temprana, dándole así mayor claridad y fuerza en su propia toma de decisiones y oportunidades académicas y profesionales futuras.

Es entendible entonces el nivel de inquietud en los padres que sugiere la elección de una escuela para sus hijos, pues estos niveles educativos sientan las bases del desarrollo cognitivo óptimo —entre otros— de una persona y, un poco más adelante, de su enfoque en áreas de estudio profesional.

Elegir escuela, #MontenegroEditores
6 consejos #Montenegro para elegir escuela.

Cuando la confusión
llega a nivel superior en México

Si pasamos de nivel educativo y llegamos a las decisiones que ocurren al término de la educación media superior, podemos ver el alcance de una mala elección en un punto en el que su efecto es más evidente —o medible desde organismos de carácter económico o académico— en la vida de una persona ya adulta: la elección de una carrera profesional. Y es que, como afirman los expertos, esta decisión no se hace en un día. Probablemente ésta se va formando y construyendo a lo largo de toda la trayectoria académica de un niño. Como lo plantea Telma Ríos, directora de Orientación Educativa de la Dirección General de Orientación y Servicios Educativos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), “elegir una carrera no es una decisión que se toma de un día para otro ni con un solo instrumento, la elección de una carrera es un proceso y como tal hay que seguir una serie de pasos que les permita a los jóvenes reflexionar no sólo acerca de qué carrera van a elegir sino desarrollar un proyecto de vida en donde la carrera forme parte y les permita acceder a un estilo de vida diferente en lo personal (…)”[1]. Este proceso personal, de diversos peldaños y niveles, quizás tenga buena parte de sus bases en las primeras etapas de desarrollo de una persona y, por ende, la importancia de un buen desarrollo en educación básica y la claridad con la que, desde ese nivel, un niño sea capaz de ver, entender y, consecuentemente, encausar y desarrollar sus talentos específicos.

En México, casi la mitad de los estudiantes de nivel superior erran en la elección de su carrera: “Tenemos 40 por ciento de personas que no escogieron lo que querían, no identificaron al momento de estudiar que no era la profesión y entonces en algunos casos viene el abandono escolar”, afirma Ana Paula Rodríguez, directora de Vocación Central, institución que brinda servicios de orientación vocacional en México[2].

Precisamente para ayudarlos a evitar esta confusión, es ideal que los padres busquen darle a sus hijos buenas bases educativas, con las cuales podrán desarrollar habilidades para la toma de decisiones, desde pequeños.

 

El bienestar de cada niño:
el centro de las decisiones académicas de su vida

Es importante recordar que, más allá de la metodología utilizada en las escuelas que se revisan, el número de estudiantes que en cada una asisten por grupo, o los enfoques que hacen de la curricula, el bienestar socioemocional de cada niño en su escuela es fundamental en su desarrollo, mismo que a su vez comprende, entre otros componentes, el autoconocimiento y la capacidad de decisión. Observar qué tan feliz se desenvuelve un niño en su ambiente escolar es un punto a revisar por los padres desde que el niño visita el plantel y, sobre todo, a lo largo de su estancia en una escuela.

 


[1] Toribio, Laura. (2015). “40% se equivoca en la elección de carrera”. Excélsior [Revisado en: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/08/14/1040196].

[2] Ídem.