Arquivos de etiqueta: consejos

Evaluación de pares: ¿cómo realizarla en el aula de clases?

Por Equipo Montenegro

Entre los variados métodos de evaluación a los cuales un maestro puede recurrir, uno que ayuda de forma muy favorable para desarrollar en los alumnos competencias como la abstracción, la argumentación, el análisis y la crítica, es la evaluación de pares. Pero, ¿en qué consiste y qué se necesita para llevarla a cabo? En este tipo de evaluación los alumnos intercambian con un compañero el producto final de un trabajo o proyecto y, con ayuda de una rúbrica clara y específica facilitada por el maestro, ellos calificarán el trabajo ajeno no sólo al dar un puntaje, sino al proporcionar argumentos que justifiquen dicha evaluación, así como sugerencias para mejorar los aspectos fallidos en caso de haberlos.

Para poder implementar este tipo de evaluación es necesario tomar en cuenta las siguientes sugerencias.

  • Selecciona el tipo de trabajo para utilizarla. La evaluación de pares no siempre será tan productiva para evaluar algunos proyectos, por lo que es importante identificar en cuáles podría ser más provechoso para el aprendizaje del alumno.
  • Diseña una rúbrica de evaluación, ya sea con aspectos meramente otorgados por el maestro, o bien, en conjunto con los alumnos. Hacerlo de la última forma puede facilitar que los alumnos comprendan y apliquen correctamente los puntos de la rúbrica.
  • Ayuda a tus alumnos mostrándoles el método con ejemplos. De este modo les será más sencillo comprenderlo y saber cómo llevarlo a cabo.
  • Crea un ambiente óptimo en el que los alumnos se sientan seguros para realizar una evaluación justa. Tal vez algunos de los estudiantes puedan sentirse temerosos de ser evaluados injustamente por algún compañero, o puede ocurrir que un par de alumnos se pongan de acuerdo para recibir calificaciones mayores al empeño realizado. Para evitar que haya alguna clase de influencia positiva o negativa al momento de evaluar, se puede repartir de forma aleatoria el trabajo; incluso que los alumnos reciban un proyecto sin nombre para que no sepan a quién calificarán.
  • Exige a los alumnos que toda evaluación debe ser justificada con argumentos válidos. Éste es el propósito principal por el cual se utiliza el presente método, pues así los estudiantes pueden desarrollar su parte crítica y analítica, así como practicar su proceso de argumentación. Además, esto también ayuda a evitar evaluaciones injustas y, sobre todo, a que el maestro identifique cuáles son los aspectos de los temas evaluados que no han quedado claros y se deben repasar.
  • Señala a tus alumnos que siempre es necesario otorgar críticas constructivas que ayuden a sus compañeros a mejorar, destacando tanto aciertos como errores de una forma respetuosa y proactiva, ofreciendo consejos y hablando exclusivamente del trabajo realizado y no de la persona.
  • Capacítalos para que logren interpretar la evaluación otorgada y, así, tomen de forma positiva los consejos y puedan implementarlos en trabajos próximos.
  • No utilices esta evaluación como un factor determinante para un puntaje, sino como una parte del proceso que ayude a los alumnos a analizar su trabajo y comprender sus fallas. Por esto mismo, nunca olvides revisar las evaluaciones hechas por los estudiantes para otorgarles una retroalimentación de tu parte al finalizar la actividad.

Disciplina en el aula de clases

Equipo Montenegro

Resulta primordial mantener la disciplina entre tus alumnos, pues cuando esto se logra, en la mayoría de los casos, se produce un ambiente propicio para que el aprendizaje y la participación se lleven de manera sana y natural en el aula de clases. Sin embargo, es también uno de los más grandes retos a los que cualquier maestro se enfrenta en su profesión.

Hay que tener claro que la indisciplina no siempre es causada por la actitud del alumno –ya sea por problemas de hiperactividad, déficit de atención o aprendizaje–, también puede ser causada por poco entendimiento entre el maestro y sus estudiantes, así como por la implementación de una metodología que no es adecuada para las necesidades de la clase.

Si se tiene a cargo un grupo con fallas de disciplina, el primer paso para contrarrestar esto y solucionarlo es identificar el punto en que la comunicación no se lleva de manera adecuada, y si es que existen necesidades que como maestros no nos hemos planteado resolver.

Basta con mirar la actitud que toman nuestros alumnos para poder comprender si nuestros métodos de enseñanza no son los indicados para captar su atención, si hay una actitud negativa y propensa al fracaso por su parte, si la indisciplina deriva de ciertos estudiantes a causa de problemáticas que provengan fuera del salón o si acaso los alumnos llevan al límite las reglas para comprobar si las amenazas por indisciplinas se cumplen o no. Por parte del maestro puede haber un detonante en la actitud y su autoridad, lo cual influye negativamente en sus alumnos; por otro lado, la organización de la clase (o la falta de) da pie a que se propicien momentos en los cuales se pueda perder el control; o bien, no se ha diseñado de manera adecuada el paso de una actividad a otra.

Entre las variadas estrategias para resolver estos conflictos, se sugiere identificar cuál es la actitud que prolifera en el salón, si acaso ésta es mayormente extrovertida o introvertida. En caso de ocurrir lo primero, funcionará crear actividades cuyos mecanismos de activación se enfoquen en la creación de equipos, al igual que actividades que motiven las relaciones sociales y la participación conjunta. En cambio, al tratarse del segundo caso, es mejor evitar dichas actividades, pues estos alumnos pueden sentirse intimidados y perderán el interés fácilmente. Para ellos es ideal optar por actividades que se desarrollen de forma individual.

Es importante conocer también cuáles son los problemas y detonantes que se repiten con mayor regularidad para así poder actuar. Además, siempre intenta mantener una buena predisposición hacia tus alumnos y evita clasificarlos por malas actitudes o acciones que hayan tenido con anterioridad; enfócalos para que puedan mejorar y ayúdalos a crear un concepto positivo de ellos mismos.

De igual forma, empatiza con sus necesidades y aptitudes para proveerlos con actividades que se adecúen a ellos. Trata de ponerte en su lugar y comprender sus conflictos, creando un ambiente amigable que los estimule. Sobre todo, no hagas uso de amenazas poco prácticas que no podrás llevar a cabo. Para este propósito, procura dejar claro cuáles son las reglas y los límites dentro del salón, sin que éstos sean excesivos, para que los estudiantes puedan asimilarlos y recordarlos de manera más fácil. Asimismo, evita la monotonía y la rutina, puedes variar la dinámica de la clase según las necesidades de los alumnos y su propio ritmo de aprendizaje.

Lo más importante es que siempre transmitas confianza en ti mismo y en las enseñanzas que impartes. Sé consciente de lo que ocurre en el aula y tus alumnos para identificar conflictos internos que puedan atentar contra la disciplina del salón. Para esto, procura moverte por toda el aula y mantener un contacto visual directo con tus alumnos. Sé puntual y disciplinado, cumple tanto con tus palabras como con tus promesas, y no permitas que haya espacios prolongados sin actividad que den pie al desorden. Ante todo, no hagas comparaciones entre tus alumnos para evitar hostilidad entre ellos, y planifica de forma adecuada tu clase, siempre atento a las eventualidades que puedan cambiar el rumbo.

Enseñar el valor del dinero y el ahorro

Por Equipo Montenegro

Todos sabemos lo importante que es administrar nuestro dinero. Es un hábito necesario del cual obtenemos mayor provecho en nuestra vida adulta, pero ello no implica que este aprendizaje deba comenzar de manera tan tardía. Como todo hábito, es indispensable que se inculque desde edad temprana para crear conciencia y que esto resulte natural en los niños una vez que ellos crezcan.

Como muchas cosas al educar a nuestros hijos, es fundamental ser un ejemplo que ellos puedan imitar. Para ello es imprescindible realizar prácticas sanas con el manejo del dinero y permitir que los pequeños sean testigos. Una buena opción es pagar preferentemente en efectivo cuando ellos están con nosotros y marcar un tope a las compras para que así puedan entender que, una vez que el dinero se acaba, no es posible conseguir todo lo que se desea; justamente por eso es necesario administrarlo, dejar de lado cosas que no son indispensables si la cantidad de dinero que disponemos no es suficiente. El uso de tarjetas de crédito al momento de pagar puede crearles la falsa ilusión de que es la solución al conflicto, sin considerar que pasa a ser un gasto fuera de los límites y que después se debe pagar, saliendo del presupuesto previsto. Durante el crecimiento de nuestros hijos podemos involucrarlos de manera más activa en las compras, enseñándoles la importancia de conseguir buenas ofertas al hacer que nos ayuden a buscarlas y tomarlas en cuenta.

A partir de sus 7 años de edad se les puede proporcionar una mesada. Sin embargo, lo fundamental es que ellos aprendan a dividir ese dinero recibido para que destinen una fracción al ahorro. Funcionará tener una alcancía para almacenarlo y, después de un tiempo considerable, permitirles disponer del dinero para que ellos mismos se percaten de lo que pueden conseguir con el ahorro.

Después de los 12 años, la mesada puede convertirse en un pago. Ya sea que se encuentre un trabajo sencillo por el cual los niños reciban algo de dinero o que comiencen a ganarlo al ayudar en los deberes de la casa. Lo importante aquí es que ellos comprendan que, con esfuerzo, es posible conseguir dinero.

Cuando cumplan 15 años es un buen momento para que se adentren poco a poco al mundo de las finanzas y conozcan los conceptos necesarios para entender este contexto, lo que les permitirá moverse a través de él con seguridad. Esto puede lograrse por medio de la lectura de libros acerca de la materia y que sean propios para su edad, mismos que deben ser más detallados conforme ellos crezcan.

Finalmente, una vez que tengan 18 años, sobre todo si ya tienen algún trabajo con el cual complementen sus estudios, es fundamental que abran en el banco una cuenta de ahorro para tener un mejor control de su dinero. De igual forma es un excelente tiempo para dar un paso más allá y que ellos comiencen a usar una tarjeta de crédito con un monto pequeño. Esto servirá para inculcarlos en el uso responsable de ésta y, sobre todo, en cómo evitar deudas y pagos con intereses que sean mayores a la cantidad de dinero que perciben.

Inculcar la lectura en los más pequeños

Seguramente muchos de nosotros deseamos que nuestros hijos sean excelentes lectores, asiduos a la lectura por gusto y no por imposición; pero, como todo hábito, es necesario que comience a inculcarse desde los primeros años de vida con tácticas y actividades con las cuales se procure que los niños se adentren en la lectura de forma tanto amigable como entretenida para que se sientan atraídos por ella y desarrollen un gusto genuino por leer, mismo que los lleve a buscar sus propias lecturas por su cuenta.

Para lograr esto es necesario comenzar a atraer el interés de los niños desde antes de que entren a preescolar, pues de lo contrario sus primeras experiencias con libros serán con aquellos que son educativos, los cuales posiblemente les resulten aburridos o poco interesantes, por lo que podrían relacionar la lectura con un deber, con una actividad que se realiza por obligación. Por ello es tan importante inculcar la lectura desde que son muy pequeños, incluso cuando no han aprendido a leer. Pero ¿cómo hacerlo sin que esto sea una imposición?

Además de buscar libros idóneos para cada edad, por supuesto, es conveniente permitir que los niños tomen y toquen los libros con libertad, sin temer que puedan estropearlos. Esto les permitirá a los pequeños concebir al libro como un juguete más que puede ser tomado en cualquier momento, y les generará atracción y diversión. De igual forma debes permitir que sea el niño quien elija su próxima lectura; para ello ayuda poner a su disposición una preselección –realizada por ti– de títulos adecuados para su edad tanto en contenido como en vocabulario, y de los cuales él pueda escoger los que le parezcan más atractivos. También es interesante y productivo permitir que el niño nos acompañe cuando se adquieren los libros, ya sea en una librería o biblioteca, pues él podrá elegir los que llamen su atención desde un primer momento.

Nunca impongas una lectura o un momento para leer. Si bien es importante que haya constancia para crear un hábito, también lo es tomar en cuenta el gusto, la paciencia y el interés que el niño tenga en un principio, mismos que podrán nutrirse poco a poco. Recuerda que tu hijo debe percibir la lectura más como un juego y una recompensa que como un castigo o una obligación.

Lo que más ayudará a nuestros hijos es que compartamos las lecturas con ellos, especialmente en sus primeras etapas, como decíamos antes, cuando todavía no aprenden a leer o se encuentran en ese proceso. Además, es importante demostrar con el ejemplo que la lectura es una actividad de placer. Los niños tienden a imitar nuestras acciones y gestos, así que si nos ven con un libro entre las manos de manera constante, seguramente ellos querrán en algún momento tomar uno y hojearlo para hacer lo mismo que nosotros. Ese siempre será un buen método para comenzar y lograr el objetivo de que la lectura se vuelva un hábito sin necesidad de imponerla.

 

¿Cómo generar clases dinámicas?

Por Equipo Montenegro

 

Mantener la atención de los estudiantes en el aula de clases es uno de los aspectos primordiales que como maestros hay que procurar para asegurar un aprendizaje provechoso. Para esto es necesario que organicemos clases dinámicas y atractivas que estimulen el interés del alumnado. ¿Pero cómo lograrlo?

A continuación se presentan ocho aspectos que debes tener muy en cuenta al momento de planificar y estructurar tus clases, mismos que pueden ser utilizados independientemente de la asignatura y el grado que impartes.

1. Al iniciar la clase, realiza una pregunta detonadora que permita reflexionar a los estudiantes sobre algún aspecto importante del tema que se abordará ese día. Procura que esa pregunta genere respuestas largas por parte de los alumnos para así incentivar un mayor análisis de éstas. Este pequeño ejercicio es asimismo una excelente herramienta para poner a prueba los conocimientos previos que los estudiantes tienen sobre el tema y así determinar los aspectos que será necesario abordar al momento de la explicación.

2. Cuida que tus exposiciones del tema no superen los 15 minutos. Después de este tiempo, es común que los alumnos pierdan el interés y dejen de prestar atención a lo que el maestro explica frente a la clase. Cuando sea necesario que el tema abarque más de ese tiempo, puedes realizar una breve actividad que les permita despejarse y después volver a la exposición del tema.

3. Procura actividades que le permitan a los alumnos ser los constructores de su propio aprendizaje: desde realizar trabajos por proyecto y en equipo, realizar debates, organizar ferias y presentaciones de los productos que logren en clase, hasta actividades de escritura sobre su experiencia y aprendizaje que puedan publicar en blogs, periódicos escolares, etcétera.

4. Usa organizadores gráficos al presentar la información más importante. Está más que comprobado que éstos permiten una mayor retención, clasificación y comprensión de la información.

5. Permite el movimiento de tus alumnos dentro del aula, lo cual les ayudará a despejar su mente y promover la actividad. Puedes hacerlo al colocar distintos materiales visuales (gráficas, fotos, imágenes, etcétera) por todo el salón de clases, o que algunos movimientos de su cuerpo (levantar los brazos, mover los pies en cierta dirección) sean la forma de responder preguntas.

6. Cierra cada tema con un resumen para asegurarte que la información relevante ha sido captada y asimilada por los estudiantes.

7. Procura que tus clases sean rigurosas, activas y llenas de diversas actividades. No permitas que haya espacios muertos que promuevan el aburrimiento y la distracción de tus alumnos. El tiempo de clase suele ser poco, por lo que hay que aprovecharlo en la mayor medida posible.

8. Recuerda que el foco principal de interés en un maestro debe ser su alumno; por tanto, toda actividad tiene que ser pensada en pos de asegurar su aprendizaje y que el conocimiento adquirido le sea de utilidad en el mundo real para que lo sepa aplicar en situaciones diversas. Es importante procurar que los estudiantes se vuelvan pensadores y críticos de por vida.

Las primeras lecturas. ¿Cómo fomentar el hábito de leer en los pequeños?

Por Montenegro Editores

La lectura es uno de los mejores hábitos que puedes heredar a tus hijos, no sólo porque hacerlo de forma regular estimula la concentración y la agilidad mental, sino porque favorece la empatía hacia otros y es un excelente método para relajarse y distraerse de las ocupaciones de la vida diaria; sin contar, claro, los estímulos a la imaginación y la creatividad que provoca, sobre todo, en los más pequeños.

Pero ¿cómo inculcárselo a nuestros pequeños para que se vuelva un hábito y un disfrute? Resulta obvio que, al forzarlos a hacerlo e implementarlo más como un deber que como un goce, nunca se obtendrán los resultados esperados, pues esta táctica sólo generará en ellos cierto rechazo a la actividad, como si fuera otra tarea escolar más, e incluso dicho rechazo puede mantenerse hasta la edad adulta. Lo mejor es integrar este hábito poco a poco a sus actividades diarias, dándole un tono de juego y diversión para que ellos puedan tomarlo de esa manera.

No es necesario esperar hasta que los niños aprendan a leer; desde sus primeros meses de edad pueden realizarse diversas actividades con ellos, como leerles en voz alta, mismas que los prepararán para el momento en que sean capaces de tomar un libro por sí mismos y leerlo.

A continuación te brindamos algunos consejos para llevar a cabo la lectura con tus hijos, sobre todo si ellos aún no aprenden a leer. Te servirán para convertir la hora de la lectura en otro momento divertido y recreativo del día, y con eso inspirarles desde los primeros momentos de su vida un hábito que pueda permanecer en ellos por muchos años.

  1. Cuando leas en voz alta, juega con tus voces: crea efectos y sonidos divertidos que acompañen la lectura que realizas. A esto puedes sumarle gestos y movimientos varios con tu cuerpo, así como brindarle diferentes entonaciones a las voces de los personajes.
  2. Mantente pendiente de las reacciones de tus hijos: muchas veces ellos son muy expresivos al indicar si una lectura les gusta o no. Si no la están disfrutando, lo mejor es dejarla a un lado e intentar con una nueva.
  3. Mantenlos cerca de ti cuando leas, incluso déjalos interactuar con el libro de vez en cuando: que lo toquen, que lo tomen, que sean ellos quienes le den la vuelta a la página, etcétera.
  4. Procura indicar con el dedo las palabras que leas: esto les ayudará a darse cuenta de qué es lo que estamos leyendo.
  5. Haz mucho énfasis en las ilustraciones: permite que tus hijos las miren con detalle para que puedan relacionarlas con lo que escuchan y entiendan mejor el contexto de la historia.

 

Y el consejo más importante que podemos brindarte, el cual asegurará el mayor éxito al presente propósito, es que seas constante con las lecturas: llévalas a cabo de manera diaria y realiza sesiones de, por lo menos, 15 minutos.

La hora de la comida: una batalla por ganar

Por Equipo Montenegro

Es posible que para muchos de nosotros, como padres, la hora de la comida se convierta en una batalla campal que tenemos contra nuestros hijos más pequeños. En su etapa de crecimiento es muy común que deseemos inculcarles hábitos alimenticios sanos, pues necesitan nutrimentos para tener un buen desarrollo; pero, con la misma frecuencia, nos encontramos con una muralla que ellos mismos construyen al negarse a probar los nuevos alimentos que les hemos presentado. Casi siempre, esto conlleva una guerra en la cual terminamos por obligarlos a comer dichos alimentos, ya sea a base de amenazas (“No podrás levantarte de la mesa hasta que termines todo”) o sobornos (“Si te lo comes todo, te daré una galleta”).

Es muy importante comprender que obligar a nuestros hijos a comer todo lo que les damos es una practica que no genera realmente beneficio alguno, y algo que resultará contraproducente si lo que deseamos es que tengan una buena alimentación y aprendan hábitos que los acompañen incluso cuando crezcan. Obligarlos, sobre todo bajo amenaza, sólo creará que ellos le tomen cierto repudio a esos alimentos sin siquiera probarlos, sin contar que puede resultar estresante y fastidioso también para nosotros lidiar contra sus rabietas en cada comida. Lo mejor que podemos hacer es encontrar alternativas más amigables que eviten en lo posible estos enfrentamientos.

Entre las sugerencias más habituales está comprender que este tipo de comportamiento en nuestros hijos suele ser una etapa más común de lo que creemos, y usualmente no es un acto de rebeldía en nuestra contra. Los gustos son cambiantes conforme una persona crece y adquiere experiencia en la vida, y lo que ahora no le gusta a un niño, tal vez en algunos años puede volverse su alimento favorito, o viceversa. Por ello se aconseja no dejar de insistir con un alimento en específico, pues si bien en un primer momento nuestros hijos podrían rechazarlo, la insistencia puede lograr que le genere cierta curiosidad descubrir el sabor de ese alimento que aparece con tanta frecuencia en su plato. Comienza a introducir alguna comida en porciones pequeñas, y si las primeras veces se niegan los niños, no los obligues a comerlo todo, aunque tampoco cedas con tanta facilidad; sigue insistiendo hasta que, por lo menos, lo haya probado una vez.

Otro aspecto que es importante comprender es que los gustos varían también en cada persona y que, aun tras probar algo nuevo, puede que nuestros hijos no quieran consumir otra vez cierto alimento, pues su sabor o textura no les gustó. La cuestión aquí es saber complementar: si tu hijo ha probado el brócoli pero no le gusta, puedes intentar con otras verduras similares hasta encontrar esas que sí sean de su agrado.

Algo que ayuda mucho a que un niño conozca y acepte nuevos alimentos es que nos acompañe durante todo el proceso: desde realizar las compras hasta cocinarlos. Así, al mismo tiempo, podemos enseñarles todo lo referente a ellos, promoviendo su curiosidad y aprendizaje.

No olvides tampoco realizar las comidas en familia, en las que haya verdadera interacción entre todos los miembros. Así, el niño podría llegar a probar los alimentos sin prestar por completo atención a lo que come.

Pero lo más importante que debes tener en cuenta es que, como padres, nosotros somos un modelo a seguir para nuestros hijos: si no nos ven probando y disfrutando de los alimentos que deseamos darles, es obvio que sentirán cierto rechazo e incluso injusticia de que los obliguemos a comer cosas que nosotros no consumimos.

Aprender en vacaciones

Por Equipo Montenegro

Ahora que las clases finalizaron, inician las vacaciones y los estudiantes están libres de las responsabilidades escolares durante algunas semanas. Años atrás, este periodo significaba que los niños y las niñas se quedaban en casa, acompañados de sus madres u otros familiares, como los abuelos, o en casa de los tíos. Allí, el entretenimiento era jugar dentro de la casa o salir a la calle y convivir con los vecinos, ver televisión, disfrutar de los juegos de mesa, ir a la cama más tarde de lo normal y levantarse tarde también. Podía darse la casualidad de que padres e hijos compartieran los mismos días de vacaciones y entonces la familia salía de la ciudad para pasear por el campo o ir a la playa, visitar a parientes de otros estados, etcétera.

Si bien el periodo vacacional se toma más como tiempo de recreación y de descanso, también es una oportunidad de seguir formándonos en diversos saberes. En la actualidad se ofrecen cursos de verano para las varias edades, así como para las diversas preferencias de los niños y los adolescentes. Ciertamente, la asistencia a estos cursos –mismos que pueden durar varias semanas– contribuye al descubrimiento y la formación de las cualidades y actitudes de los jóvenes, fortaleciendo sus capacidades artísticas, deportivas, intelectuales y sociales. Además, es un aliado para los padres y las madres que no tienen vacaciones o días libres a la par que sus hijos.

Pareciera que el periodo de descanso académico distrae la atención de los saberes que enseña el curso escolar, pero este paréntesis permite ejercitar habilidades que normalmente no se practican. Pensemos, por ejemplo, que el niño o la niña llega a un nuevo grupo: clases de natación en verano. Esto, de inicio, pondrá en evidencia su capacidad para convivir con sujetos que le son ajenos a sus rutinas: un entrenador o entrenadora, chicos y chicas con hábitos distintos; conocerlos y, sobre todo, el proceso de aprender a despedirse de ellos. Esta simple actividad permite, sí, aprender a nadar, pero también aprender a convivir, a respetar las reglas de contextos diferentes a los acostumbrados y a las diferencias personales; a comprender el inicio y cierre de ciclo. Es una experiencia heurística de verano: descubrir que podemos aprender fuera del aula.

Aprendizajes como éstos pueden darse en otros ámbitos. Otro ejemplo es que el alumno o la alumna, ahora de vacaciones, tenga la oportunidad de quedarse en la casa de algún pariente, compartiendo el día con tíos, tías, primos, primas, gente cercana. Del mismo modo, podemos hacer que el “vacacionista” aprenda a aprender de esta experiencia: respetando las reglas de otro hogar, probando platillos y sazones distintos, abriéndose a conversaciones con personas con las que pocas veces convive tanto tiempo.

Como padres o responsables de los niños y los adolescentes vacacionistas, podemos reforzar este aprendizaje que, de inicio, puede parecer una experiencia ordinaria. Si preguntamos cómo estuvo el día, es bueno; pero si vamos más allá, haremos preguntas en las que la reflexión sobre lo vivido nutra las habilidades y el autoconocimiento, y entonces las vacaciones reforzarán lo aprendido en la escuela y la vida diaria. Los adultos, en un diálogo abierto, pueden incentivar la reflexión sobre diferencias, descripciones de acciones y comportamientos que el niño o la niña opine y analice según lo que ha visto en el día; todo esto será de provecho para ellos y su habilidad de descubrimiento.

Redes sociales: todo a su edad

Por Equipo Montenegro

Es una realidad que, conforme la presencia de internet se hace más importante y fundamental en nuestra vida diaria, nuestros hijos estarán cada vez más atraídos, a más temprana edad, a inmiscuirse en ese mundo tecnológico al cual están ya muy expuestos gracias a nuestra propia integración en él. Esto incluye, por supuesto, un aumento de interés por introducirse en el universo de las redes sociales.

En definitiva, las redes sociales no son plataformas a las que los más pequeños deben estar expuestos, pues en general no han desarrollado aún la capacidad para medir las consecuencias y los peligros que, incluso los adultos, pueden encontrar durante su interacción: los pequeños no suelen comprender el sentido de la privacidad y corren el riesgo de exponer información importante que atente contra su seguridad y la de su familia. Además, las redes sociales facilitan el contacto con personas desconocidas que pueden representar un peligro; sin contar, claro, que existe un mayor tránsito de información falsa o incluso sensible que es de muy fácil acceso para ellos. A esto se le suma la tendencia que el uso desmedido de las redes sociales puede generar en los niños ante la falta de interacción social, lo que los predispone a tendencias antisociales, depresión, evasión de la realidad y las responsabilidades, y, por supuesto, perder esos años en los cuales las actividades lúdicas, el juego medido y el aprendizaje son fundamentales para un desarrollo sano.

Las redes sociales tienen restricciones con respecto a qué edad es permitido que una persona pueda crearse un perfil, pero esto no es una medida que en realidad impida que cualquier niño menor a dicha edad límite pueda hacerlo.

Como padres, somos el verdadero filtro que debe frenar que los más pequeños tengan acceso a ellas cuando todavía no tienen la edad para eso; debemos estar atentos al momento en que ellos deseen y busquen inmiscuirse en cualquier red social. Es verdad que no podemos negárselo por completo, pero sí tratar de retrasar el momento lo más que nos sea posible. Una vez eso se vuelva problemático y la interacción sea inevitable, no tenemos más opción que guiarlos en su introducción y enseñarles las herramientas necesarias para evitar la mayor cantidad de peligros que esto implica.

¿Pero qué medidas debemos tomar? A continuación, enlistamos algunos consejos y temas que será necesario hablar con ellos.

  • Crear límites con respecto a horarios y días de uso.
  • Solicitar que el acceso sea únicamente después de que se hayan cumplido tanto las tareas como los deberes en casa.
  • Advertir sobre el peligro de otorgar todo tipo de información, desde datos personales como nombre y ubicación, hasta subir a la red fotografías propias.
  • Prevenir de lo que es interactuar con personas desconocidas para impedir que éstas tengan acceso a los perfiles.
  • Utilizar contraseñas seguras que no deben compartirse con nadie más.
  • Estar al pendiente sobre el tipo de correos y mensajes spam que puedan llegar a ellos, así como advertir y cuidar de las noticias falsas o sensibles que corren por la red.
  • Vigilar el tipo de interacción y relación que los menores tienen con otros, ya sea ellos dedicando mensajes descalificadores a terceros o siendo ellos quienes los reciban de otras personas. Recuerda que el acoso en redes es un hábito que se ha vuelto cada vez más común debido a lo práctico y el factor anónimo que estas redes otorgan a sus usuarios.

Lo más importante es que haya un notable interés de nuestra parte hacia la vida de nuestros hijos y sus actividades. Entablar una vía de comunicación abierta y confiable con ellos nos permitirá acercarnos y estar atentos ante cualquier anomalía sin que los niños se sientan intimidados por nuestro interés. La interacción y participación familiar también es muy importante, e inspirar en ellos la confianza necesaria para que puedan acercarse a nosotros y tomen en cuenta todas las advertencias.

 

 

La agenda escolar

Por Equipo Montenegro

En algunas escuelas, al inicio de cada ciclo escolar, los padres de familia, tutores y estudiantes reciben una agenda escolar que marca todas las actividades programadas para los diferentes grados escolares durante los siguientes meses.

A la rutina diaria se agregan las fechas de exámenes, la entrega de calificaciones, las vacaciones y los días festivos oficiales; además, puede incluir las reuniones programadas con los padres de familia, actividades fuera del plantel (un paseo, excursión, visita a museos, por ejemplo), reuniones de consejo escolar, concursos, ferias, etcétera. De este modo, la organización escolar se verá reflejada en la agenda del plantel.

Este instrumento es relevante para todos aquellos que conforman la comunidad escolar, pero sobre todo es un vínculo de comunicación entre los padres y alumnos con la escuela.

La agenda es informativa. Contribuye a indicar los quehaceres en los que participará cada miembro: si es una reunión de padres de familia, serán éstos y los tutores quienes asistan; si es un simulacro, entonces los alumnos deben estar atentos para que dicha actividad preventiva se lleve a cabo ordenada y eficazmente; si es una convivencia escolar, se buscará la participación activa de profesores, padres de familia, alumnado, personal directivo y  administrativo, e incluso invitados.

La agenda escolar también es formativa, pues debe ser parte de las responsabilidades tanto de los padres de familia como de los alumnos revisar qué corresponde a cada día.

Así, desde casa, el alumno preparará el uniforme o vestimenta correspondiente y estudiará con anticipación, y los padres o tutores anticiparán en su agenda personal la reunión o junta escolar anotada en la semana.

Desde el punto de vista didáctico, para los pequeños la agenda es funcional y útil porque es una manera de aprender los nombres de los días y meses del año. Como objeto, la agenda escolar le permite a los niños de primero de primaria, por ejemplo, conocer cómo están acomodados los cinco días que asiste a la escuela y los dos que descansa.

Conocer qué actividad habrá en la escuela puede reforzar el apoyo en el estudio entre los mismos compañeros de clase, que éstos opten por buscar apoyo con los maestros para reforzar conocimientos, o que los padres respalden a sus hijos antes, durante y después de las evaluaciones. Todo ello llevará a una mejor calidad de la educación personal, grupal y de la institución.

Finalmente, con dicha agenda se puede lograr una mayor identidad entre los miembros de la comunidad escolar, una sinergia de participación en la que cada uno es parte importante para la realización, la colaboración y la difusión de los logros propios y de los compañeros.