Padres

Cómo ayudar a tu hijo con la escuela

Ayudar a tu hijo

Escolares sin estrés, padres contentos

Como padres solemos colocar una presión invisible, para nosotros, sobre los hombros de los niños en edad escolar. Aunque a menudo es correcto inferir que la “única obligación” que tienen los menores es estudiar, también es cierto que en la vida de los infantes en edad escolar no es el único evento importante desarrollándose.

De acuerdo a los psicólogos y especialistas, la edad escolar es una de las más importantes en el desarrollo cognitivo y emocional, por lo cual son altamente susceptibles a su entorno, por eso -para su futuro- es tan importante estar atentos a los estímulos que reciben tanto en las aulas como fuera de ellas, si queremos que su educación se refleje en mejores oportunidades de desarrollo en su futuro.

Para eso te hacemos algunas recomendaciones que puedes realizar en casa para apoyar su educación.

 

Involúcrate, no deleges

Pregunta a sus maestros cómo está yéndole en la escuela, cuáles son los retos que tiene tu hijo. Asiste a las reuniones con sus maestros. Habla también con tu hijo sobre sus materias favoritas y aquellas que le cuestan más trabajo. No juzgues… y recuerda que es una persona distinta a ti; si fuiste bueno en una materia, tu hijo no tiene por qué serlo en automático.

Involucrarse, contrario a delegar la educación de nuestros hijos en la escuela, significa comprender realmente la manera en la que él está aprendiendo y cómo puedes ayudarle.

 

Aprende con ellos

Comprende que han existido varios e importantes cambios en la currícula escolar desde que tú dejaste la educación básica, así que quizá debas aprender junto con él la nueva instrucción para resolver los mismos problemas. Si tus conocimientos requieren una refrescada, incorpora esta actitud de aprendizaje a tu tiempo con ellos.

Aunque como adultos tengamos concepciones de cómo funciona el mundo y nuestro papel en él, recuerda que la educación de tus hijos está siendo adaptada a su contexto, por lo cual debes ayudarlos a comprender su entorno, en lugar de imponerles ideas preconcebidas. Aprende a aprender junto con ellos.

 

Orienta, no resuelvas

Con el cansancio del trabajo somos susceptibles a dar respuestas para “terminar rápido” la tarea, pero esta actitud sólo daña el aprendizaje de nuestros hijos al evitar que ellos generen su propio conocimiento; además, les mandamos la señal errónea de que son incapaces de encontrar el resultado por ellos mismos.

Así que siéntate con ellos o dales su espacio y tiempo necesario para encontrar la respuesta a ese problema matemático que a ti te parece obvio. Recuerda que está en un proceso educativo, en el que lo principal no es estar bien a la primera, sino comprender y aprender las herramientas para resolver problemas.

 

Estimula, no castigues

Los seres humanos aprendemos mejor con las recompensas que con los castigos. Así de sencillo. Cuando la consecuencia de realizar o no una tarea es negativa, sólo generamos aversión. Es necesario, sí, tener un sistema de consecuencias y premios, pero los estímulos primordiales cuando hablamos de tarea deben ser positivos.

Establece para esto un horario establecido para realizar la tarea, uno que le permita tener el tiempo libre necesario para jugar o entretenerse. Recuérdales a tus hijos, antes que nada, los beneficios de terminar la tarea a tiempo y bien.

 

Participa, no intervengas

Cuando te decimos que asistas a las juntas y reuniones con sus maestros, así como que permanezcas atento a su desarrollo en el aula, no te estamos pidiendo que suplas al maestro. Recuerda que ellos son profesionales de la educación y su vocación los ha preparado para reconocer las oportunidades y necesidades educativas de tus hijos, así que presta atención sin imponer tus ideas. Colabora, no impongas tus deseos (que aprenda más rápido, que domine el inglés antes que las matemáticas, entre otros).

Este proceso también implica actuar si tu hijo necesita de otro apoyo académico además de la escuela como los clubes de tarea, regularización o actividades extraescolares para ayudar a su rendimiento académico.

¿Tienes alguna idea o duda sobre estos consejos? ¿Quieres compartirnos alguno? Escríbenos y háznoslo saber, queremos escucharte.

Concurso de fotografía: #SoyMamáMontenegro

#SoyMamáMontenegro, Montenegro Editores
Para festejar a las mamás Montenegro, las invitamos a participar en el concurso de fotografía #SoyMamáMontenegro en el que habrá premios para los 3 primeros lugares.

 

1er. lugar: Pantalla.
2º lugar: Laptop.
3er. lugar: Smartphone.

 

La mécanica para participar es la siguiente:
☑️ Dar like a nuestra página de Facebook.
☑️ Después, enviar una fotografía vía inbox con las siguientes características: en la imagen se debe apreciar a una madre de familia que ayuda a su hijo(a) a hacer la tarea usando alguno de los libros de Montenegro Editores.
☑️ Todas las imágenes recibidas se publicarán en nuestro portal de Facebook de manera pública.
☑️ Las 3 imágenes que acumulen más “Me gusta” hasta el 9 de mayo a las 23:00 horas serán las ganadoras.
Las ganadoras serán anunciadas el miércoles 10 de mayo.
• Promoción válida en todo México.
• El envío de los premios va por nuestra cuenta.
• Únicamente podrán participar quienes tengan todos los requisitos antes mencionados.
¡Mucha suerte! 📚
Más información en el siguiente link:

Al enviar la fotografía, se aceptan las condiciones de participación así como el uso de la imagen por parte de Montenegro Editores para fines promocionales. Ningún dato personal será compartido de acuerdo a nuestro aviso de privacidad que se puede leer aquí: http://montenegroeditores.com.mx/Paginas/pagina/704

Dificultades en la escuela

Escuela, Dificultades, Montenegro Editores

Luchando por mantener el ritmo

Según cifras de Understood —organización sin fines de lucro que trabaja en Estados Unidos de manera gratuita con padres cuyos niños tienen algún tipo de dificultad de aprendizaje y atención—, aproximadamente 20 % de los niños en Estados Unidos tienen dificultades de aprendizaje[1]. En México, el porcentaje es mayor: 32.7 % de los niños menores de 18 años tienen algún tipo de dificultad para aprender, recordar o concentrarse en sus estudios[2], según cifras de INEGI. Con los números por delante, podemos percatarnos de lo común que es vivir esta situación, y aunque eso no lo simplifica, nos arroja a una realidad compartida por muchos, y con esto, nos acerca a conocimientos, expertos u organizaciones de ayuda.

Las “dificultades de aprendizaje y atención”, según Understood, son problemas por lo general genéticos, a nivel cerebral, y que abarcan una gran variedad de problemas que los niños pueden enfrentar en la escuela, el hogar o la comunidad, variando de grado de severidad. Pueden ir de problemas para leer, escribir, para las matemáticas, de organización, de comprensión auditiva, de concentración, a problemas de habilidades sociales, o una combinación de varios de ellos.

Independientemente de las dificultades de aprendizaje como tal, existen factores o situaciones que pueden interferir o impactar el proceso de aprendizaje de cualquier niño: dificultades en la escuela. Éstas son muy comunes y pueden ser intervenidas con mayor facilidad que aquellas derivadas de problemáticas a nivel cerebral. A continuación te contamos un poco de ellas, para que puedas ayudar a tu niño si se encuentra en una o varias situaciones de dificultades en la escuela.

 

La escuela, un mundo que se puede complicar

Al ser un espacio en el que interactúan muchos otros niños y adultos, la escuela puede presentar situaciones que pueden complicar el mundo de un niño —asistencia irregular, falta de apoyo de los padres, mala salud, etcétera—, pese a que, irónicamente, la escuela es también el lugar en el que se enfoca a desarrollar sus aprendizajes.

En las dificultades en la escuela interactúan tres componentes: el afectivo, el cognitivo y el social y disciplinario. Como muchas problemáticas de la vida, no se trata de una ecuación con un solo factor, por lo que comprender las causas que ocasionan que un niño tenga dificultades en la escuela, requiere revisar diferentes ámbitos de su vida. Algunos factores que pueden influir en los procesos de aprendizaje de tu hijo son una mala alimentación, una discapacidad (que tenga problemas de visión, por ejemplo), o una falta de estructura o de organización.

 

De focos rojos a verdes

Hay algunas conductas que nos pueden servir como guía para saber si nuestro niño requiere de ayuda adicional, como lo son la búsqueda constante de pretextos cada que tienen que iniciar y enfocarse en el trabajo escolar, llamar la atención con bromas hacia sus compañeros o maestros, y miedo a ir a la escuela, por nombrar algunos.

Para una revisión más detallada de los factores, conductas y sugerencias al tratar con las dificultades en la escuela de tu hijo, Montenegro pone de manera gratuita esta breve y clara guía para descargar desde su apartado de Padres. Para ahondar en el tema de dificultades de aprendizaje y atención, puedes visitar el sitio oficial de Understood, también disponible en español, desde: https://www.understood.org/es-mx; entendiendo más sobre estas situaciones, podremos ayudar a que nuestros niños alcancen sus aprendizajes, y en números verdes.


[1] Portal web: Understood.org. Horowitz, Sheldon (ed.). “Por qué las llamamos dificultades de aprendizaje y de atención”. [Revisado en línea en https://www.understood.org/es-mx/learning-attention-issues/getting-started/what-you-need-to-know/why-we-call-them-learning-and-attention-issues].

[2] Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica de INEGI. [Revisado en línea en http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/aproposito/2016/niño2016_0.pdf]

Síndrome de Alienación Parental

Alienación parental

Consecuencias de una separación no amistosa

El estado de la relación de la pareja al interior de una familia se encuentra siempre en constante cambio y atraviesa distintas etapas, algunas veces desembocando en un divorcio o una separación. A pesar de que los grados de impacto o efectos del divorcio en los hijos de la pareja tengan grandes variantes debido a factores como la edad de los hijos, el tiempo en el que se llevó a cabo la separación, el nivel de conflicto en la separación, etcétera, la separación sí ocasiona una crisis general en quienes la viven, “un estado temporal de trastorno y desorganización”[1]. En algunos casos, los hijos de la pareja que se separa llegan a presentar trastornos como el Síndrome de Alienación Parental, por lo general en contextos en donde el grado de conflicto entre los padres es mayor.

 

Elección de bandos, exilio de un padre

El Síndrome de Alienación Parental (SAP) está conformado por varios síntomas que se presentan en conjunto debido al cambio de percepción de los hijos hacia uno de los padres (progenitor alienado) durante y después de una separación, percepción introducida o moldeada por el otro padre, o progenitor alienador. El SAP se caracteriza porque los hijos buscan poner distancia o destruir el vínculo con el padre contrario, pues se ponen del lado del progenitor que les ha hecho creer que la causa de su sufrimiento es el progenitor alienado. El rencor o incluso odio que uno de los progenitores siente hacia su expareja es vertido sobre la conciencia de sus hijos, alterando así la relación que los niños tienen con el progenitor contrario, exista o no conflicto o problema en esta relación. En consecuencia, los niños defienden al progenitor que se les corrobora una y otra vez como la víctima de la situación de infelicidad, y, con ello, alienan al progenitor contrario.

 

Intensidades de alienación

Las conductas de los hijos que sufren de SAP varían según los contextos de cada uno. Sobre todo guardan relación con el nivel de conflicto que viven los padres durante y después de la separación: entre más conflictiva, mayor la intensidad del SAP. Los niños pueden ir de ataques de baja intensidad hacia el progenitor alienado, con visitas regulares sin grandes conflictos y episodios tanto de afecto como de conflicto, a visitas llenas de agresiones o silencios al progenitor alienado, sentimientos de odio hacia él mismo, la incapacidad de sentir culpa por las conductas agresivas tomadas en contra del padre alienado y la evasión del contacto con la familia de este progenitor.

 

Los costos del SAP

Los efectos del Síndrome de Alienación Parental en una de sus víctimas también pueden variar, pero no pasan sin costo. Los menores que sufren SAP pueden presentar desde constantes cambios de humor, frustración, enojo, temor y peligro, a ver alterada su salud y rendimiento escolar, o hasta crecer con el desarrollo de formas conflictivas para resolver problemas, o caer en depresión.

 

El contexto conyugal de una familia llega al aula

El SAP es un trastorno que deja ver los efectos de una separación en los niños, mas no sólo este síndrome tiene la capacidad de alterar al niño en sus esferas de desarrollo, la académica una de ellas. Existe bibliografía que evidencia que la familia es consistentemente un aspecto que interviene en el logro educativo[2], por lo que atravesar por una crisis, como un divorcio, puede alterar la vida en el contexto escolar y académico de un niño, desarrolle o no SAP.

En un estudio reciente, realizado en Sonora[3], se abordó la relación entre la separación de los padres –específicamente el hecho de que los hijos vivan en una familia monoparental por divorcio– con el logro escolar y la adaptación del niño en la escuela. En dicho estudio se encuentra una relación entre el nivel de conflicto de los padres después del divorcio y los resultados de los estudiantes en las habilidades matemáticas medidas por la prueba ENLACE.

Con el fin de garantizar no sólo el óptimo rendimiento escolar de nuestros niños, sino su desarrollo integral, es importante que tanto familiares como docentes estemos atentos a los distintos síntomas que pueden evidenciar una crisis en la vida familiar de un niño, para así atenderla a tiempo y de la mejor manera.

Para mayor información sobre el Síndrome de Alienación Parental, Montenegro te ofrece una breve guía en la que podrás entender a mayor profundidad este tema, al igual que ver algunas sugerencias de especialistas. La guía la podrás encontrar para descarga gratuita en el sitio oficial de Montenegro, desde su sección de Padres.


[1] Slaikeu en Valdés Cuervo, Carlos Martínez, Urías Murrieta, Ibarra Vázquez. “Efectos del divorcio de los padres en el desempeño académico y la conducta de los hijos”. Enseñanza e investigación en psicología. Vol. 16, Núm. 2: 295-308. Julio-diciembre, 2011.

[2] Epstein, 1995; Martínez, 2004; Valdés, Esquivel y Artiles, 2007, en Valdés Cuervo, Carlos Martínez et ál.

[3] Valdés Cuervo, Carlos Martínez, Urías Murrieta, Ibarra Vázquez. Op. cit.

Sácate un 10 en vacaciones también

#MontenegroEditores

Esta semana es la última de actividades antes de iniciar las llamadas vacaciones de Semana Santa, periodo reconocido en el calendario oficial de la Secretaría de Educación Pública como correspondiente a vacaciones de las semanas del 10 al 14 y del 17 al 21 de abril.

Este asueto es la oportunidad perfecta para aprovechar los privilegios de ser educadores, como los descuentos en pasajes, entradas a museos y/o parques, así como aprovechar el tiempo para descansar la mente con algún libro o película.

 

Viaja con descuento

Antes de que llegue la fecha de partida te convendría revisar los descuentos que los distintos transportes tienen para los maestros. Antes de eso te recomendamos tener al día tu credencial que te acredite como tal. Después puedes empezar por las páginas web de las líneas de autobuses que –como ETN, Estrella Blanca y Flecha Amarilla– ofrecen hasta un 25% de descuento para los docentes en todos sus viajes. Conviene revisar antes, en cada caso, el descuento ofrecido y su vigencia, aunque para este año 2017 se están ofertando a partir del viernes 7 y hasta el 24 de abril en algunos casos.

 

Entra con descuento

Además de viajar con descuento podrás disfrutar, con todo ese tiempo disponible, de los tesoros que guardan los museos nacionales. Muchos, como el Nacional de Antropología e Historia, el Regional de Guadalajara y el Instituto Cultural Cabañas, ofrecen entrada gratuita a los maestros y a estudiantes, por lo que puedes acudir también con tus hijos.

 

 Leer y ver para crecer

Puedes dedicar unas horas de tus vacaciones a ver filmes o leer historias que te inspiren un regreso vigoroso a las aulas; que reafirmen en ti la vocación o te hagan reír con un retrato cómico de la vida en la escuela.

A las cintas clásicas como Al maestro con cariño, protagonizada por Sidney Poitier, y la mexicana El Profe de Mario Moreno Cantinflas, se han añadido recientemente cintas como Freedom Writers (Diarios de la calle) protagonizada por Hillary Swank, y No manches Frida, una ligera comedia nacional protagonizada por Omar Chaparro y Martha Higareda.

#MontenegroEditores

Si lo tuyo es la lectura y quieres disfrutar de la ficción a partir de vidas de maestros, te recomendamos dos extraordinarios libros que parten de la vida de un maestro. El Mago de John Fowles puede llevarte hasta las islas griegas para comprobar que la educación sentimental nunca termina, así como los misterios de la vida. Mientras que puedes leer Ulises Criollo, una magnífica obra donde el llamado “Caballero del Abecedario”, José Vasconcelos, revela partes de su vida que le llevaron a fundar la SEP y otras instituciones educativas tras la revolución.

Esperamos que estas recomendaciones te guíen y te des a ti mismo un 10, luego de aprovechar los días de asueto para descansar y fortalecer la mente tanto como el cuerpo.

Recuerda que además de una oportunidad para el descanso, estas vacaciones fortalecen tu vida docente y como mexicano. O como lo puso recientemente el secretario de turismo de México, Enrique de la Madrid:

“Viajar es fundamental, pero también nos permite valorar el patrimonio que tenemos y fortalece nuestro sentido de pertenencia, identidad y de orgullo con nuestro país (…). El que viaja está haciendo Patria, le está ayudando al sector turístico, pero también se está ayudando a sí mismo, enriqueciendo y aprendiendo; se aprende muchísimo en las aulas, pero también se aprende fuera de las aulas”.

Elegir escuela para nuestro hijo

#MontenegroEditores #elegirEscuela

Decisiones, decisiones…

Si bien la elección del preescolar o de la primaria a la que asistirán nuestros hijos no condiciona ineludiblemente su acceso a la universidad que más adelante se perfile como la mejor para su proyecto —al menos no aún en México—, la preocupación de los padres por tomar la decisión correcta sobre un tema tan importante en la vida de sus hijos, como la educación, crece en sincronía con las demandas de la vida cada vez más compleja y competida de las sociedades actuales.

 

Una línea de luz
en un panorama abrumador

Sabemos que puede ser abrumador elegir una escuela para nuestros hijos, pues además de la carga que significa la formación educativa y el futuro académico de ellos, en la balanza entran factores más cotidianos, y no por ello menos importantes, que impactan esta decisión: costos, ubicación, impartición de uno o varios lenguajes, enfoques pedagógicos y religiosos o laicos, por nombrar algunos. Por ello, Montenegro te ofrece una guía muy práctica y concreta realizada por especialistas, en la que se abordan tanto elementos que comúnmente entran en juego a la hora de revisar escuelas y los que no es recomendado que dejes de lado, así como breves sugerencias para hacer que una decisión que de “a ratos” nos pudiera sobrepasar, sea más clara y lo más llevadera posible.

Esta guía es completamente gratis; puedes consultarla y descargarla desde el sito oficial de Montenegro Editores.

 

Educación básica,
el preámbulo de trayectos profesionales

Y la preocupación no está del todo infundada. A pesar de que la incidencia de los niveles de preescolar y primaria parecieran alejados de los campos de una elección profesional y una máxima casa de estudios acorde a las capacidades y áreas de desarrollo que tiene y enfrentará un estudiante, es desde estos niveles que en realidad se perfilan muchas habilidades de un niño, y con la atención y los modelos adecuados, sus talentos y gustos pueden ser identificados y desarrollados desde una edad muy temprana, dándole así mayor claridad y fuerza en su propia toma de decisiones y oportunidades académicas y profesionales futuras.

Es entendible entonces el nivel de inquietud en los padres que sugiere la elección de una escuela para sus hijos, pues estos niveles educativos sientan las bases del desarrollo cognitivo óptimo —entre otros— de una persona y, un poco más adelante, de su enfoque en áreas de estudio profesional.

Elegir escuela, #MontenegroEditores
6 consejos #Montenegro para elegir escuela.

Cuando la confusión
llega a nivel superior en México

Si pasamos de nivel educativo y llegamos a las decisiones que ocurren al término de la educación media superior, podemos ver el alcance de una mala elección en un punto en el que su efecto es más evidente —o medible desde organismos de carácter económico o académico— en la vida de una persona ya adulta: la elección de una carrera profesional. Y es que, como afirman los expertos, esta decisión no se hace en un día. Probablemente ésta se va formando y construyendo a lo largo de toda la trayectoria académica de un niño. Como lo plantea Telma Ríos, directora de Orientación Educativa de la Dirección General de Orientación y Servicios Educativos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), “elegir una carrera no es una decisión que se toma de un día para otro ni con un solo instrumento, la elección de una carrera es un proceso y como tal hay que seguir una serie de pasos que les permita a los jóvenes reflexionar no sólo acerca de qué carrera van a elegir sino desarrollar un proyecto de vida en donde la carrera forme parte y les permita acceder a un estilo de vida diferente en lo personal (…)”[1]. Este proceso personal, de diversos peldaños y niveles, quizás tenga buena parte de sus bases en las primeras etapas de desarrollo de una persona y, por ende, la importancia de un buen desarrollo en educación básica y la claridad con la que, desde ese nivel, un niño sea capaz de ver, entender y, consecuentemente, encausar y desarrollar sus talentos específicos.

En México, casi la mitad de los estudiantes de nivel superior erran en la elección de su carrera: “Tenemos 40 por ciento de personas que no escogieron lo que querían, no identificaron al momento de estudiar que no era la profesión y entonces en algunos casos viene el abandono escolar”, afirma Ana Paula Rodríguez, directora de Vocación Central, institución que brinda servicios de orientación vocacional en México[2].

Precisamente para ayudarlos a evitar esta confusión, es ideal que los padres busquen darle a sus hijos buenas bases educativas, con las cuales podrán desarrollar habilidades para la toma de decisiones, desde pequeños.

 

El bienestar de cada niño:
el centro de las decisiones académicas de su vida

Es importante recordar que, más allá de la metodología utilizada en las escuelas que se revisan, el número de estudiantes que en cada una asisten por grupo, o los enfoques que hacen de la curricula, el bienestar socioemocional de cada niño en su escuela es fundamental en su desarrollo, mismo que a su vez comprende, entre otros componentes, el autoconocimiento y la capacidad de decisión. Observar qué tan feliz se desenvuelve un niño en su ambiente escolar es un punto a revisar por los padres desde que el niño visita el plantel y, sobre todo, a lo largo de su estancia en una escuela.

 


[1] Toribio, Laura. (2015). “40% se equivoca en la elección de carrera”. Excélsior [Revisado en: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/08/14/1040196].

[2] Ídem.

Trastornos de ansiedad en los niños

#MontenegroEditores #ansiedad

La niñez despreocupada: una especie en vías de extinción.

Desarrollo socioemocional

 

¿Cuáles son los números de una juventud estresada?

Niños absortos en los pases de un balón frente a porterías improvisadas frente a cocheras de calles sin tráfico, indiferentes a responsabilidades y compromisos adultos, conforman una imagen que bien podría volverse ilustración de ficción en pocos años. En los últimos años, distintos organismos a nivel mundial, que monitorean y estudian la salud, están encontrando un preocupante incremento en el volumen de niños que hoy sufren de estrés y, con éste, trastornos de ansiedad.

En Reino Unido, la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), encontró que uno de cada diez niños sufre de una enfermedad mental, incluyendo estrés, ansiedad y depresión [1]. En Estados Unidos el panorama no es diferente: según datos publicados por la Asociación Estadounidense de Psicología (APA), los adolescentes de dicho país reportan niveles de estrés más altos que los adultos: 5.8 puntos en comparación a 5.1 relativamente, en una escala de 10 puntos [2]. Según APA, un quinto de niños reporta estrés extremo, uno de cada tres sufre dolores de cabeza y el 44% reporta tener dificultades de sueño [3].

 

Fuentes estresantes

Las causas que provocan estrés en los niños son varias, pero en uno de sus últimos estudios, la Asociación de Protección a la Infancia (NSPCC) ha encontrado que casi el 50% de los niños —en Reino Unido— encuentra su mayor causa de estrés en sus preocupaciones académicas [4]. APA, por su parte, reporta que niños de 8 a 17 años se preocupan por poder entrar a buenas universidades [5]. Ambos escenarios muchas veces son detonados o incrementados por cumplir con estándares de ciertas ligas o grupos escolares, o por lograr la aprobación de padres exigentes.

La vida familiar también puede ser motivo de estrés para los niños. Al ser más dependientes de sus padres o tutores, no tienen la libertad de escapar de alguna situación estresante, como peleas conyugales, al no poder retirarse de la fuente de estrés.

 

Preocupación de grandes y chicos

Los números son preocupantes, ya que el estrés infantil es determinante en las enfermedades de la vida adulta y vuelve a los niños más proclives a padecer una enfermedad de larga duración o una muerte más temprana. Aunque el estrés no es lo mismo que la depresión, periodos de estrés prolongado pueden llevar a ésta si no es tratado.

Uno de los factores más preocupantes para los especialistas es que los padres tienen una percepción de impacto mucho menor de esta realidad de sus hijos, por ejemplo, sólo 13% de los padres creen que sus hijos tienen problemas de sueño, cuando 44% de ellos reportan dificultades para dormir.

Para ayudar a frenar los niveles de estrés que están atacando a nuestros niños, se vuelve necesario que los padres estén muy presentes en la vida de sus hijos. Los expertos en la materia subrayan la importancia de que los padres hagan tiempo y abran espacios para estar disponibles para sus hijos. Es muy importante que los niños sepan que pueden acercarse a ellos con sus preocupaciones, de lo contrario pueden sentir que son una carga adicional para sus padres.

 

Despreocuparse para ocuparse: la guía de un experto, a la mano

La problemática de estrés en los niños es compleja y alarmante; como vemos, la presencia y atención de los padres es esencial para frenarla o aminorar sus efectos en nuestros niños. A pesar de que puede parecer abrumador, informarnos al respecto y tener una asesoría de qué hacer para evitar que nuestros hijos se vuelvan una estadística más es, probablemente, una de las mejores acciones que podemos tomar. Para ello, y con la mira en fomentar el bienestar y el desarrollo integral de los niños, Montenegro pone a disposición de todos los padres material que trata de manera muy sencilla, pero de la mano de especialistas, este tipo de temas. Específicamente en este apartado sobre Los trastornos de ansiedad en los niños, se hace un breve recorrido por cada uno de ellos, en donde se explica de forma muy concreta qué son, cuáles son sus síntomas, qué pasa por la mente de quien los padece, sus causas y cómo puede afectar a la persona si no se trata. Además de acercarnos en la materia, esta guía menciona algunos factores que pueden ayudar en la prevención de estos trastornos, ahora ya con un conocimiento que sin duda dejará en los padres un sentido más agudo o una perspectiva más sensible a las diferentes maneras en las que la ansiedad puede atacar a sus niños.

 

Descarga aquí, de manera gratuita, esta guía que te ofrecerá una perspectiva muy puntual y formas concretas en las que podrás aprender y detectar síntomas de ansiedad en tus hijos.

 


[1] Ryan, Rosalind. “Is your child suffering from stress?”. The Daily Mail. Reino Unido. [Revisado en http://www.dailymail.co.uk/health/article-145732/Is-child-suffering-stress.html#ixzz4ccC5meOT]

[2] Aleccia, Jonel. “Teens more stressed-out that adults, survey shows”. NBC News, Health. Estados Unidos, 2014. [Revisado en http://www.nbcnews.com/health/kids-health/teens-more-stressed-out-adults-survey-shows-n26921]

[3] Munsey, Cristopher. American Psychological Association. “The kids aren’t all right”. Monitor on psychology. Estados Unidos, 2010. [Revisado en http://www.apa.org/monitor/2010/01/stress-kids.aspx]

[4] Ídem 1.

[5] Ídem 3.

Guía para padres

Guía para padres, #MontenegroEditores

¿Ya conoces la Guía para padres de nuestra página web?

En esa sección encontrarás información que te permitirá comprender mejor la etapa de desarrollo en la que se encuentra tu hijo para acompañarlo de manera más cercana. Encontrarás coloridas y prácticas láminas informativas, que además son descargables, con temas como: Desarrollo integral de los niños en la escuela, Desarrollo emocional y social en primaria, Tips para estudiar, ¿Cómo elegir la mejor escuela?, y hasta consejos sobre Qué hacer en caso de los temidos berrinches.

#Estudiar #Tipos

Cada semana compartiremos algunos de estos temas, así como también develaremos los tesoros que puedes encontrar en nuestro sitio web, un espacio con recursos para maestros, padres de familia y, por supuesto, para que los niños estudien y se diviertan.