Maestros

Tres cosas prohibidas en tu primer semana de vacaciones

Tal vez suene un poco drástico, pero hay formas de ayudar a nuestra mente a superar la fatiga característica del fin de ciclo escolar, y una de ellas es dejar atrás, al menos una semana, nuestro día a día en la escuela.
Por eso te presentamos esta breve lista de cosas prohibidas para los maestros (al menos en su primer semana de vacaciones).

 

No hables del trabajo

Los maestros tienden a socializar mucho entre ellos, así que si las charlas no giran en torno a nuestra labor, sino a conocernos y reconocernos como seres humanos integrales, descubriremos a personas muy interesantes en cada uno de quienes, por razón de nuestro trabajo diario, apenas sabemos sus nombres y su área de especialización.
En Montenegro creemos que las vacaciones de los educadores no son sólo un derecho laboral, sino necesarias para fortalecerse y brindar lo mejor de nosotros a nuestros estudiantes.

 

Escucha mucha música

Ya sea a través de servicios de streaming, comprando CDs, escuchando la radio o comprando vinilos, aprovecha las vacaciones para incrementar tu acervo musical. Además de relajarte, escuchar música tiene algunos beneficios comprobables como:

– Reducir el estrés, disminuyendo el nivel de activación del cuerpo.

– Modular el estado de ánimo. Luego de realizar algunos ejercicios de relajación acompañados de música, nos sentimos más positivos y optimistas.

– Meditar. La música relajante es un buen complemento para ello. Ciertos géneros musicales potencian la práctica de la meditación al disminuir la actividad cerebral.

– Mejorar el sueño con música suave mientras se duerme.

 

Pasa tiempo en familia

Lo mejor de las vacaciones es compartir tiempo de calidad con tu propia familia. Pasamos tanto tiempo atendiendo las necesidades básicas de otros que a veces olvidamos los propios, por lo que este espacio de tiempo es ideal para reconectar con ellos; además, tiene beneficios como:

– Generar sentimientos positivos y recuerdos que se conservan en el tiempo.

– Mejorar la comunicación entre los miembros de la familia.

– Disminuir el estrés al desviar la atención de las preocupaciones diarias.

– Aumentar la autoestima gracias a la interacción con los miembros de la familia, así como mejorar su unidad al fomentar la convivencia.

 

Ahora ya lo sabes, aprovecha al máximo este tiempo.

El ABC para relajarse en vacaciones

Relajarse en vacaciones, Montenegro Editores

Existe una creencia arraigada en la sociedad de que la carga laboral puede medirse en horas. Pero el trabajo de los maestros, al igual que el de otros educadores y tutores, también conlleva un desgaste emocional e intelectual que suele quedarse con nosotros aún en periodos de descanso.

En Montenegro queremos echarte una mano para que las inminentes vacaciones te sean provechosas por completo, y por ello te proponemos algunas técnicas para relajarse de verdad en vacaciones.

 

A) Alarga las mañanas.

Aunque seas profesor en una escuela o colegio vespertino, estamos seguros de que tu rutina te lleva a levantarte temprano. Con los chicos de descanso, lo primero que tienes que hacer para romper con la rutina de trabajo e iniciar una de descanso es… comenzar más tarde.

 

B) Date gusto.

Empezar más tarde tu día no significa que no tendrás el tiempo suficiente para cocinarte. ¡Todo lo contrario! Podrás tener el tiempo para prepararte tu comida favorita u ordenarla para comerla en casa. Esto puede ser tan sencillo como llenar el refrigerador antes de tus vacaciones, así no tienes que preocuparte por ir al supermercado.

 

C) Actívate, relajándote.

Suena a un sinsentido, pero no lo es tanto. Programa tiempo en tus vacaciones para realizar meditación, yoga o simplemente corriendo, caminando o viendo una película en la comodidad de tu sillón… es importante que tu mente no se sature.

Relajarse en vacaciones

Otras recomendaciones

Además de estas tres esenciales tareas, también puedes organizar tus vacaciones, así no perderás estructura ni tampoco dejarás de relajarte. También intenta abandonar la tecnología (tabletas, smartphones, computadora) al menos durante la mayor parte del día, apartando un tiempo (breve) para usarla. No te estreses.

Y, al final, pero no menos importante, aparta un par de días para ponerte al tanto de tu regreso a la actividad. Así sabrás que estás casi de regreso y tu mente se alistará sin tanto estrés.

Cuéntanos qué otras técnicas usarás o has usado en vacaciones anteriores. ¡Queremos leerte!

5 métodos para educar en la responsabilidad mediante la autoevaluación

autoevaluación

Comprobado por pedagogos, recomendado por la agencia para la infancia de la ONU (Unicef), la evaluación completa el ciclo de aprendizaje al educar en la responsabilidad y brindarle al profesor un panorama psico-educativo de sus pupilos

 

Como todo lo que tiene un impacto duradero en la vida, la autoevaluación escolar, más que un instrumento de medición es un estilo de vida. Implementar y conocer la diferencia implícita en ello ofrece al docente y al alumno una vía a la vez natural y perdurable para reforzar constantemente no sólo los conocimientos, sino la habilidad de aprender a aprender.

“El proceso de autoevaluación genera espacios para tomar conciencia del estilo de liderazgo imperante en la organización; la cultura y el clima social escolar; el grado de satisfacción de sus docentes y directivos, y para explicitar conflictos interpersonales que yacen sumergidos o ignorados”, concluyen los chilenos Gracia Navarro Saldaña y Jorge E. Jiménez en su estudio sobre la Autoevaluación como herramienta para la Universidad de Concepción (Chile).

Pero otros investigadores también han confirmado que alentar en los alumnos y cuerpo docente la reflexión sobre sus desempeños académicos “es la estrategia por excelencia para educar en la responsabilidad y para aprender a valorar, criticar y a reflexionar sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje individual” (Calatayud, 2002; 1999).

 

Los cinco métodos avalados por la Unicef

autoevaluación

 1. Bloc de autoevaluación

Se trata de una actividad en la que el estudiante evidencia los esfuerzos realizados, la valoración del trabajo conseguido (¿qué sabía?, ¿cómo lo he aprendido?, ¿qué sé yo ahora?) en relación a contenidos tanto del ámbito conceptual, de procedimiento y de actitud, cuáles han sido las mejores ideas, los logros conseguidos en los distintos ámbitos de conocimiento.

 

2. Hoja de Plan Semanal

El objetivo de esta actividad es motivar al alumno para que sea responsable de sus acciones. Él sabe que tiene una semana para realizar determinadas actividades y él mismo ha de responder de su realización.

 

3. Herramientas elaboradas por el profesor

Se trata de actividades que el docente diseña con el objeto de evaluar y comprender cómo el alumno va consiguiendo los aprendizajes. Para ello se elaboran cuestionarios, listas de control, escalas de estimación, protocolos, etcétera, para recoger las informaciones relevantes sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje realizado.

 

4. El diario del estudiante

La reflexión sobre el diario permite detectar problemas, hacer explícitas las concepciones y posibilitar mejoras en el proceso. Desde nuestro punto de vista, el diario es uno de los instrumentos más útiles para llegar al conocimiento, análisis, comprensión y valoración del proceso de enseñanza y aprendizaje que realiza el estudiante, así como también para conocer y respetar el ritmo de aprendizaje de cada uno de ellos.

 

5. El portafolio del estudiante

El portafolio es una colección de trabajos, actividades, etcétera, que el alumno ha realizado durante un curso. Pero quizás lo más importante de esta selección de actividades radique en que éste ha de estar compuesto por aquellas actividades que han permitido al discente[1] tanto la posibilidad de valorarse más a sí mismos, como de sentirse más seguros de sí mismos.


[1] Estudiante o persona que recibe enseñanza.

6 consejos para cerrar con broche de oro el ciclo escolar

ciclo escolar, planeación, Montenegro Editores

Las vacaciones están a la vuelta de la esquina y terminar un ciclo escolar conlleva no sólo la entrega de trabajos finales, exámenes o la emoción por el inminente descanso… por eso te compartimos algunas ideas para cerrar bien este ciclo escolar.

 

1. Atento al calendario

Estar al día en la planeación de la escuela, como fechas de evaluaciones, reuniones de padres de familia y festivales de fin de ciclo puede reducir tu estrés significativamente. A tus hijos les puede ayudar a prepararse para los exámenes, como hemos visto en entradas anteriores.

 

2. Estudia por etapas

Es mejor estudiar periódicamente, en periodos cortos y alternar las materias. Además de la tarea se puede dedicar 30 minutos a repasar cada materia, con una materia al día. Por ejemplo: lunes, matemáticas; martes, exploración; miércoles, cómputo… y así evitar la fatiga mental.

 

3. Constancia mata esfuerzo

Cuando estamos por salir de vacaciones, y más significativamente durante ellas, solemos relajar la disciplina para mantener horarios establecidos… lo mejor es que intentes crear una disciplina. La consistencia estabilizará las cosas si comienzan a desmoronarse.

 

4. Encuentra apoyos

Somos adultos, pero por haber terminado la primaria no significa que seamos el mejor apoyo o el que necesitan nuestros hijos. Si hay un área en la que necesite refuerzo, ¡hay que encontrar aliados! Los clubes de tarea, cursos de verano y otras opciones están ahí para considerarlas en esta etapa del curso.

 

5. Revisar material

Hay que apuntar que a veces una mala calificación viene de no tener buenos apuntes. Si tú o tu hijo o alumno fallan en este punto, es momento de completar los apuntes que hagan falta para que tenga “la película completa” de su año académico.

 

6. Vive el verano

¡Alégrate, han concluido otro ciclo escolar! Después de todo también es una etapa de celebración y logros. Compartan actividades de verano, asistan a los festivales que haya en su comunidad e incluso a las fiestas que organizan sus compañeros de clase por el fin de ciclo.

 

No olvides que todo final de ciclo conlleva ya el inicio de otro, ¿algo no salió bien o podría salir mejor? Es buen momento de pensar en ello para mejorarlo el próximo ciclo.

Un ABC sobre los berrinches

#Berrinches #GuiaparaPadres

Cómo desmantelar una bomba de frustración

Todos hemos presenciado la detonante determinación de la rabieta de un niño, propio o  del asustado/apenado padre que planeaba una calmada y rápida visita al supermercado. De dónde o por qué se generan, cómo evitarlos y, más que nada, cómo hacerles frente, son algunos de los temas que desarrollan los especialistas en la guía de padres de Montenegro, en su entrega sobre los berrinches.

 

Material explosivo. Qué son los berrinches

Los berrinches son una crisis de frustración del niño[1] que se encuentra en un momento rebasado por sus emociones. Los niños entre 1 y 3 años son más propensos a caer en estas situaciones[2], pues a esta edad creen ser el centro del mundo y por ello quieren las cosas de forma inmediata; les cuesta controlarse al esperar las cosas y fácilmente se frustran, no saben controlar emociones como el enojo, no saben usar muchas palabras para expresarse, entre otras razones[3]. También hay episodios de berrinches en niños mayores, ya con menor frecuencia entre cada episodio. En ciertos casos, y a cierto nivel, también los berrinches pueden ser una forma en la que los niños buscan manipular para obtener lo que quieren, mas no son el centro de toda rabieta.

 

Antes de que el percutor se active: cómo prevenir un berrinche

La estructura que se le brinda al niño desde sus padres es fundamental para ayudarlos en su comprensión de lo permitido y lo no permitido, la tolerancia al aplazamiento de situaciones y a sobrellevar la frustración, factores que inciden en la explosión o prevención de un berrinche. Entre algunas medidas que puedes tomar para ayudar a evitar un berrinche, se encuentran: recordar, en primer lugar, que el adulto eres tú y que todo se complica si entras en un juego de poder con el niño que ya se encuentra fuera de control; establecer acuerdos antes de salir, como los horarios de cada actividad o si podrá obtener algún dulce o cosa que desee; y negociar con él cada que se pueda.


ES IMPORTANTE QUE MIENTRAS TRANSCURRE EL BERRINCHE, NO LE DES A TU HIJO LO QUE QUIERE SÓLO PARA QUE SE CALME, YA QUE, SI OBTIENE LO QUE QUIERE, NO ESTARÁS ERRADICANDO LOS BERRINCHES, SINO REFORZANDO ESTE TIPO DE COMPORTAMIENTOS CADA VEZ QUE QUIERA OBTENER ALGO.


Protocolos de emergencia: qué hacer ante un berrinche

Si bien con el tiempo se podrán ir dominando e implementado diferentes estrategias que ayudan a evitar que se genere un berrinche, no podremos esquivar todos. Y una vez dentro de una situación de éstas, en privado o en público, he aquí algunas sugerencias de lo que podrías hacer para aminorar el impacto: cargar al niño fuera del espacio público para que pueda terminar su berrinche, sin arrastrarlo; no detenerlo a menos de que lastime a otra persona o propiedad; tener paciencia y no cederle lo que quiere para sacarlo del berrinche. Ante todo, y probablemente lo más difícil, es mantener la calma. Hay que recordar que en este punto el niño ya no está en condiciones para entender razones, esas se hablarán con él firmemente una vez que haya salido de este estado, y recordar que si obtiene lo que quiere mediante estas formas, se generará un reforzamiento a estas conductas.

Para tener una visión más completa y en detalle de estos —muy enérgicos— eventos que son inevitables en la vida con niños, te invitamos a que leas la guía sobre berrinches disponible de forma gratuita en la sección de Padres del portal oficial de Montenegro, para conocer más sugerencias de especialistas sobre el tema.


[1] Baby Centre. “Tantrums”. [Revisado en https://www.babycentre.co.uk/a1040560/tantrums#ixzz4ghTcJWRw]

[2] Ídem.

[3] American Psycological Association. “Tantrum in the grocery store”. [Revisado en http://www.apa.org/act/resources/fact-sheets/challenging-36-months.aspx]

 

Cuatro cosas que quizá no sabías del día del Maestro

Día del maestro

Hoy, todo es convites y festejos… ¡y no es para menos! Se celebra en México el día del maestro, una festividad que compartimos con algunos países del mundo, aunque en diferentes días, pero que también guarda algunas enseñanzas… como estas cuatro cosas que quizá no sabías sobre ella.

¿Por qué el 15 de mayo?

Por una batalla y un santo

En México celebramos al maestro los 15 de mayo, fecha que coincide con la Toma de Querétaro en ese día de 1867 por tropas de la República, señalando la rendición de Maximiliano de Habsburgo… ¿por qué? La historia no tiene relación con la educación en México, pero permitió justificar al presidente Venustiano Carranza la elección del día de San Juan Bautista de La Salle, nombrado por la Iglesia Católica como el Santo Patrono de los Educadores, debido a su labor como pedagogo y educador. Sin embargo, el México revolucionario, con su gobierno laico, no podía elegir sólo por el santoral católico.

¿Cuántos maestros hay en México?

Más de un millón, seguro

Los últimos cálculos de las autoridades señalan que en México existen 27 millones de estudiantes entre la educación básica, media-superior y superior. Para ellos, se calcula, existen 1 millón 800 mil maestros. ¿Qué significa esto? Pues podríamos decir que con esa cantidad de educadores se podría llenar 20 veces el Estadio Azteca, mientras que la cantidad de alumnos llenaría unas 310 veces el estadio más grande del país… ¿Impresionante? No por nada se calcula que los “profes” pasan un promedio de 36 minutos al día clasificando, documentando y analizando el trabajo del estudiante. No por nada se celebra a los maestros en 100 países.

¿Cuándo aparecieron los maestros en el cine?

Estuvieron ahí, antes del timbre

Sólo cuatro años después del estreno del primer filme sonoro en México, Santa, apareció por primera vez la figura del educador en la pantalla de plata. Fue en la cinta Juan Pistolas de 1935 cuando la actriz Lucha Ruanova dio vida a la maestra Rosita. En total, desde esta fecha hasta 1974, el maestro apareció en 125 películas, de acuerdo a investigadores, moldeando una imagen prototípica del educador como una personificación de la cruzada educativa emprendida por el régimen derivado de la revolución mexicana, centrándose sobre todo en los maestros rurales.

“La miseria material lo acompaña en todas las películas, al igual que los atributos de capital cultural; pero en las imágenes, la vocación compensa simbólicamente su pobreza, pues se le reconoce como poseedor y dador de conocimiento”, escribe la investigadora docente Sonia Ibarra del Instituto Superior de Investigación y Docencia para el Magisterio.

¿Cómo es el maestro mexicano?

Tan diverso como sus alumnos

Las autoridades calculan que en México 7 de cada 100 docentes hablan alguna lengua indígena. La escolaridad promedio del docente mexicano es de 16 años, que equivale a tener el nivel de licenciatura; aunque los ocupados en la enseñanza superior tienen un grado promedio ligeramente mayor (17.5 años).

La gran mayoría de los docentes trabaja en instituciones públicas, y un sorprendente 81.3% de ellos se desempeña en las “escuelas de gobierno”, mientras que el 18.7% lo hace en instituciones privadas.

La inequidad de género también se presenta en el magisterio, desafortunadamente, ya que según datos oficiales el promedio de ingreso de los docentes es de 72.4 pesos por hora trabajada. Sin embargo, los hombres obtienen 76.3 contra los 70.1 de las mujeres; aunque ellas trabajen más, un promedio de 31.6 horas a la semana, contras las 29.9 horas de ellos.