Educación

Aprender en vacaciones

Por Equipo Montenegro

Ahora que las clases finalizaron, inician las vacaciones y los estudiantes están libres de las responsabilidades escolares durante algunas semanas. Años atrás, este periodo significaba que los niños y las niñas se quedaban en casa, acompañados de sus madres u otros familiares, como los abuelos, o en casa de los tíos. Allí, el entretenimiento era jugar dentro de la casa o salir a la calle y convivir con los vecinos, ver televisión, disfrutar de los juegos de mesa, ir a la cama más tarde de lo normal y levantarse tarde también. Podía darse la casualidad de que padres e hijos compartieran los mismos días de vacaciones y entonces la familia salía de la ciudad para pasear por el campo o ir a la playa, visitar a parientes de otros estados, etcétera.

Si bien el periodo vacacional se toma más como tiempo de recreación y de descanso, también es una oportunidad de seguir formándonos en diversos saberes. En la actualidad se ofrecen cursos de verano para las varias edades, así como para las diversas preferencias de los niños y los adolescentes. Ciertamente, la asistencia a estos cursos –mismos que pueden durar varias semanas– contribuye al descubrimiento y la formación de las cualidades y actitudes de los jóvenes, fortaleciendo sus capacidades artísticas, deportivas, intelectuales y sociales. Además, es un aliado para los padres y las madres que no tienen vacaciones o días libres a la par que sus hijos.

Pareciera que el periodo de descanso académico distrae la atención de los saberes que enseña el curso escolar, pero este paréntesis permite ejercitar habilidades que normalmente no se practican. Pensemos, por ejemplo, que el niño o la niña llega a un nuevo grupo: clases de natación en verano. Esto, de inicio, pondrá en evidencia su capacidad para convivir con sujetos que le son ajenos a sus rutinas: un entrenador o entrenadora, chicos y chicas con hábitos distintos; conocerlos y, sobre todo, el proceso de aprender a despedirse de ellos. Esta simple actividad permite, sí, aprender a nadar, pero también aprender a convivir, a respetar las reglas de contextos diferentes a los acostumbrados y a las diferencias personales; a comprender el inicio y cierre de ciclo. Es una experiencia heurística de verano: descubrir que podemos aprender fuera del aula.

Aprendizajes como éstos pueden darse en otros ámbitos. Otro ejemplo es que el alumno o la alumna, ahora de vacaciones, tenga la oportunidad de quedarse en la casa de algún pariente, compartiendo el día con tíos, tías, primos, primas, gente cercana. Del mismo modo, podemos hacer que el “vacacionista” aprenda a aprender de esta experiencia: respetando las reglas de otro hogar, probando platillos y sazones distintos, abriéndose a conversaciones con personas con las que pocas veces convive tanto tiempo.

Como padres o responsables de los niños y los adolescentes vacacionistas, podemos reforzar este aprendizaje que, de inicio, puede parecer una experiencia ordinaria. Si preguntamos cómo estuvo el día, es bueno; pero si vamos más allá, haremos preguntas en las que la reflexión sobre lo vivido nutra las habilidades y el autoconocimiento, y entonces las vacaciones reforzarán lo aprendido en la escuela y la vida diaria. Los adultos, en un diálogo abierto, pueden incentivar la reflexión sobre diferencias, descripciones de acciones y comportamientos que el niño o la niña opine y analice según lo que ha visto en el día; todo esto será de provecho para ellos y su habilidad de descubrimiento.

La agenda escolar

Por Equipo Montenegro

En algunas escuelas, al inicio de cada ciclo escolar, los padres de familia, tutores y estudiantes reciben una agenda escolar que marca todas las actividades programadas para los diferentes grados escolares durante los siguientes meses.

A la rutina diaria se agregan las fechas de exámenes, la entrega de calificaciones, las vacaciones y los días festivos oficiales; además, puede incluir las reuniones programadas con los padres de familia, actividades fuera del plantel (un paseo, excursión, visita a museos, por ejemplo), reuniones de consejo escolar, concursos, ferias, etcétera. De este modo, la organización escolar se verá reflejada en la agenda del plantel.

Este instrumento es relevante para todos aquellos que conforman la comunidad escolar, pero sobre todo es un vínculo de comunicación entre los padres y alumnos con la escuela.

La agenda es informativa. Contribuye a indicar los quehaceres en los que participará cada miembro: si es una reunión de padres de familia, serán éstos y los tutores quienes asistan; si es un simulacro, entonces los alumnos deben estar atentos para que dicha actividad preventiva se lleve a cabo ordenada y eficazmente; si es una convivencia escolar, se buscará la participación activa de profesores, padres de familia, alumnado, personal directivo y  administrativo, e incluso invitados.

La agenda escolar también es formativa, pues debe ser parte de las responsabilidades tanto de los padres de familia como de los alumnos revisar qué corresponde a cada día.

Así, desde casa, el alumno preparará el uniforme o vestimenta correspondiente y estudiará con anticipación, y los padres o tutores anticiparán en su agenda personal la reunión o junta escolar anotada en la semana.

Desde el punto de vista didáctico, para los pequeños la agenda es funcional y útil porque es una manera de aprender los nombres de los días y meses del año. Como objeto, la agenda escolar le permite a los niños de primero de primaria, por ejemplo, conocer cómo están acomodados los cinco días que asiste a la escuela y los dos que descansa.

Conocer qué actividad habrá en la escuela puede reforzar el apoyo en el estudio entre los mismos compañeros de clase, que éstos opten por buscar apoyo con los maestros para reforzar conocimientos, o que los padres respalden a sus hijos antes, durante y después de las evaluaciones. Todo ello llevará a una mejor calidad de la educación personal, grupal y de la institución.

Finalmente, con dicha agenda se puede lograr una mayor identidad entre los miembros de la comunidad escolar, una sinergia de participación en la que cada uno es parte importante para la realización, la colaboración y la difusión de los logros propios y de los compañeros.

La conversación: aprovechamiento fuera del aula

Por Equipo Montenegro

Casi todos los especialistas en educación y temas de la familia señalan la importancia de la comunicación entre padres e hijos, y, en particular, en asuntos relacionados con la vida académica de los estudiantes. La apertura de unos y de otros, de los papás y de los hijos, permitirá el intercambio para la formación y no sólo de información.

Difícilmente tendremos un consejo sobre la escuela –parte esencial en el día a día de los niños y jóvenes– que funcione o sea válido para cualquier familia. Sin embargo, existen algunas pautas que pueden dar luz para propiciar una mejor comunicación en casa en cuanto al aprovechamiento académico para estimular la expresión, curiosidad y análisis, más allá de los libros y el aula.

Una cuestión básica es que los padres o tutores muestren interés en las actividades escolares diarias. Además de averiguar si saben, por ejemplo, sumar o multiplicar los más pequeños, o qué han aprendido en tal o cual materia los más grandes, también valdría la pena hacerles preguntas que los lleven a pensar, como: ¿Eso cómo lo puedes aprovechar en casa, en la calle y en el juego? ¿En qué otros contextos y otros sujetos (animales, plantas, personas) podría funcionar / aplicarse / investigarse? Incluso los adultos podrían proponer escenarios y situaciones distintas en el quehacer diario del estudiante, en el que esa información o conocimiento adquirido con los profesores sea útil o aplicable.

Habría que evitar que parezca un examen o interrogatorio; que sea más una conversación. Así, los estudiantes percibirán también la disposición de sus padres para conocer más de ellos; se abrirá su capacidad de razonamiento en la vida diaria, “el mundo real”; desarrollarán su apertura al diálogo, y verán que lo aprendido en la escuela es realmente valioso para las actividades cotidianas.

Estas conversaciones podrían reforzarse con ejemplos y suposiciones, o situaciones y descripciones de escenarios y contextos, así como añadir experiencias propias y, por qué no, algo de humor como un chiste o un juego de palabras, todo lo cual abonará a que el estudiante de cualquier grado aproveche en mayor medida lo aprendido en el salón de clases.

Del mismo modo, este ejercicio fortalecerá los lazos entre los miembros de la familia, y no solamente con los padres, sino también con otros adultos que forman parte del contexto de los chicos. A su vez, este intercambio y muestra de interés enriquecerá el léxico de los niños, al igual que su perspectiva del mundo porque, al hablar de un nuevo conocimiento adquirido, entonces desarrollará su capacidad de análisis.

Habría que considerar que este ejercicio se debe realizar de manera esporádica, cuando el niño o joven se muestre disponible, y cuando los padres puedan suspender sus actividades disponiendo tiempo y oportunidad para atender las ideas, conocimientos y dudas del estudiante.

Este ejercicio puede adecuarse a las necesidades de cada individuo o familia. Siempre que esté abierto el canal de diálogo, con paciencia y atención, repercutirá de manera positiva en el crecimiento personal y escolar, en tanto individuos en medio de una sociedad. Y no sólo el estudiante lo aprovechará, sino también los adultos aprenderán algo nuevo, recordarán lo ya conocido y se abrirán a nuevas experiencias.

Jugando se entiende el lenguaje

Por Equipo Montenegro

Como ya se ha mencionado en entradas pasadas, es importante que como padres nos involucremos en el desarrollo general de nuestros hijos lo más que nos sea posible, pues esto puede resultar determinante para que dicho desarrollo sea beneficioso y se eviten problemas que perjudiquen el desenvolvimiento de los más pequeños en un futuro.

Anteriormente se abordó el tema de la psicomotricidad fina, y ahora nos centraremos en otro aspecto que resulta igual o más fundamental que el anterior: el lenguaje. Éste es el medio por el cual cada persona puede comunicarse con el mundo exterior y expresar sus ideas, sus impresiones, sus deseos y sentimientos. Por ello es demasiado importante que, desde una temprana edad, cada uno aprenda a desenvolverse en el ámbito y se dé a entender de manera adecuada, no sólo con la selección de palabras idóneas, sino que su pronunciación sea precisa y entendible para todos los demás.

Muchos niños suelen tener problemas en su habla, y algunos de ellos mejorarán por sí mismos con el tiempo y la práctica, pero otros tendrán mayores dificultades y podrían desarrollar manías que, ya de mayores, serán más difíciles de contrarrestar. He aquí la importancia de comenzar a apoyarlos desde el momento en que el desarrollo del lenguaje se torna fundamental.

¿Cómo podemos hacerlo? Se sabe que las actividades y los ejercicios lúdicos son los mejores para que los niños aprendan de una manera eficaz, rápida y natural sin que ellos lo noten, y para que no les sea una actividad fastidiosa que deseen abandonar. Además, con ese tipo de juegos se fomenta al mismo tiempo la interacción y convivencia familiar, juegos que son también pilares imprescindibles para el crecimiento emocional de todo niño.

A continuación se enlistan actividades y juegos que puedes realizar con tus hijos para ayudar al desarrollo de su habla, especialmente si ha comenzado a presentar problemas en la pronunciación.

  • Lean juntos en voz alta. Los mejores textos para este propósito son aquellos que sean repetitivos y que rimen, como los poemas. Existen muchos libros que se centran justamente en esto y que le dan un enfoque infantil que los más pequeños pueden disfrutar e imitar con facilidad.
  • Canten juntos. De igual manera, las canciones que mejor funcionan para practicar la pronunciación son aquellas que tienen estrofas repetitivas o hacen uso de onomatopeyas. Por supuesto, existe una gran cantidad de canciones infantiles que serán de bastante ayuda y que son de muy fácil acceso.
  • Jueguen con popotes. Coloca objetos pequeños, ligeros y redondos (como pelotas o pompones) en superficies planas. Después, dale a tus hijos un popote e invítalos a que soplen a través de él para mover los objetos. Puedes crear una pista con meta para instarlos a hacer una competencia de carreras. ¡Eso lo hará más divertido! ¿Y a qué les ayudará este juego? A fortalecer los músculos bucales, claro.
  • Jueguen con marionetas. Hacer hablar marionetas es un apoyo a tus hijos para practicar la articulación. Además de que, al mismo tiempo, crean muy divertidas historias.
  • Pronuncien las vocales. Este ejercicio es sencillo, tus hijos sólo tienen que inhalar lentamente por la nariz y exhalar el aire por la boca al mismo tiempo que dicen cada una de las vocales.

Cómo mejorar la lectura compartida en clase

Por Equipo Montenegro

 

Ya seas padre, maestro o tutor, todos estamos llamados a participar de la creación del hábito lector en los más pequeños.

En algunas ocasiones podemos fungir como Lectores Voluntarios que asisten a las aulas para compartir unos minutos con los chicos mientras leemos algún relato o libro. Para ello, es frecuente que actuemos con base en nuestros instintos o busquemos en internet (¡Hola!, si llegaste aquí de eso modo) información que nos ayude a ofrecer una mejor experiencia a nuestros pequeños en la lectura compartida.

La lectura en la escuela tiene sus momentos, sus estrategias y sus modalidades. Y si quieres subir un peldaño tu calidad como lector invitado a las clases de tu hijo, o como maestro quieres mejorar la actividad de lectura, hoy te vamos a hablar de los momentos de lectura en las aulas y cómo sacarles provecho.

Para iniciar debemos saber cuáles son los momentos y cómo se dividen:

  1. Antes de leer.
  2. Durante la lectura.
  3. Después de leer.

Cada uno tiene sus características que a continuación te detallamos, añadiendo algunas sugerencias.

 

1. Antes de leer

-Incita a la lectura.

Consejos:

  • Diles por qué elegiste la lectura.
  • Dales un anticipo de lo que encontrarán en la lectura.
  • Pregúntales sobre sus conocimientos en el tema.
  • Ten previo conocimiento del vocabulario que usarás durante la lectura.

 

2. Durante la lectura

-Relaciona la lectura con el libro.

Consejos:

  • Usa técnicas para involucrar a los niños, como gestos y modulaciones de voz.
  • Si es un libro ilustrado, muéstraselos para que relacionen imagen y texto.
  • Si te equivocas, ¡no hay problema! Rectifica y comparte la corrección.

 

3. Después de leer

-Afirma la comprensión del texto.

Consejos:

  • Haz una recapitulación de la lectura.
  • Relee algunos contenidos, pueden ser los favoritos de los pequeños.
  • Invítalos a compartir experiencias o emociones personales relacionadas con el texto.
  • Pregúntales su opinión sobre el texto y cómo lo aplicarían en su vida.

 

Estamos seguros de que la próxima vez que leas frente a los niños, siguiendo estos consejos y conociendo las etapas de lectura en la escuela, los atraparás con tu texto.

No te pierdas una segunda entrada en la que te compartiremos otras estrategias para seguir mejorando tu papel como Lector Voluntario.

Cómo afectan las peleas maritales a los hijos

Por Equipo Montenegro

 

Muchas veces hemos escuchado a amigos y familiares decirnos que, a pesar de ser infelices con sus parejas, ellos siguen en su matrimonio “por el bien de sus hijos”. Las consultas de los psicólogos y los despachos de los abogados, sin embargo, suelen estar muy ocupados lidiando con los problemas que esos “matrimonios por los hijos” terminan causando a los pequeños.

Independientemente de las razones y dinámicas que llevan a un matrimonio a su fin, uno de los más dolorosos, por común, es la falta de comunicación efectiva entre la pareja. De acuerdo a estadísticas del INEGI, en México el 54.3 % de las parejas que se divorcia lo hace de mutuo consentimiento, pero el 54.4 % del total lo hace después de 10 años o más de matrimonio, lo que asegura que los más pequeños de la casa crezcan observando el desarrollo de pareja de sus padres.

Cuando mamá y papá no están comunicándose de manera correcta, el impacto en los hijos puede causarles problemas más perdurables. Al observar constantes discusiones entre sus padres, los niños “aprenden a tener un sistema conflictivo, poco tolerante a la diferencia del otro. Son niños que crecen con inseguridad y se va a ver reflejado en su autoestima, son más vulnerables y tienden a ser ansiosos y depresivos”, afirma la psicóloga Laura Marcela Soto, especialista en Terapia Familiar.

Pero la familia, como toda empresa humana, es susceptible de mejora. Si la vemos desde el punto de vista correcto, la familia es un sistema, una empresa que puede modificarse para funcionar mejor. “Cuando dos personas comienzan a interactuar y a establecer una relación continuada, se comunican entre sí en forma verbal y no verbal, fijan de consuno reglas básicas para su conducta y métodos de comunicación, gradualmente se van convirtiendo en un sistema, que puede ser la pareja o el sistema marital”, dijo en 1980 el pionero de la psicología marital, Clifford J. Seger.

De acuerdo a Seger, la presión que la situación económica y social ejercen en los matrimonios puede llevar a que los primeros acuerdos entre mamá y papá ya no se sostengan con la llegada de los hijos, o el número de éstos. Además de observar que toda relación de pareja somete al individuo a un intercambio constante de información y emociones que pueden conducir a un desgaste natural del vínculo afectivo… que el amor cansa también a veces, caray.

“Una razón común para que los matrimonios fallen es que esperamos mucho de nuestras parejas. Queremos amor, pero a veces esperamos que ellos satisfagan todas nuestras necesidades más de lo que cualquier persona es capaz de hacer”, dice Seger. Pero cuando los problemas aparecen, también aparece la oportunidad de enseñar a nuestros hijos -si realmente los ponemos como prioridad- una gran lección moral y sentimental, un ejemplo de cómo resolver los problemas en pareja.

“El problema más común es la falta de comunicación, que realmente es falta de intimidad. Muchos matrimonios pelean por dinero, por la familia, por los hijos, por quién saca la basura, cuando esos no son los verdaderos problemas. Casi siempre las peleas tienen que ver con sentimientos, necesidades y deseos inconscientes. Si no se permite que éstos salgan a flote, las parejas están apagando cientos de fuegos pequeños en lugar de la fuente que los alimenta”, apunta Seger.

Algunas consecuencias observables en niños, causadas por los conflictos de la pareja, son:

  • Atrapar a los niños en conflicto de lealtades, por los cuales muchas veces deben elegir.
  • Confunden a los pequeños que no saben ni entienden la situación de los adultos que los hacen partícipes de sus problemas.
  • Quedan entrampados y sin ayuda adecuada o profesional, no tienen elementos para poder defenderse o salir de esa situación.
  • Los obligan a tomar partido, haciéndolos partícipes de la justicia familiar, creando momentos de crisis que luego les “pasan factura”.

 

Si la pareja vive en constante conflicto, lo mejor es buscar ayuda profesional. Pero algunas cosas que pueden poner en práctica tal vez prevengan que esto ocurra. Te damos dos ejemplos.

 

Diferir es sano.

Busca mantener una comunicación abierta con tu pareja. Ninguna es perfecta, y siempre habrá diferencias entre los padres, pero debemos explicarle a nuestros hijos que el que mamá y papá tengan problemas no significa que se separarán.

 

Discutir no es pelear.

Aquí debes educar con el ejemplo. Si existe una diferencia que tiene que ser resuelta en medio de una crisis, debes recordar que discutir es sano, pero pelear causa heridas invisibles en los pequeños. Demuéstrales que tener una discusión no debe ser siempre malo ni violento.

 

La familia nunca se “rompe”.

Aunque las diferencias lleven a una separación, debes hacer conscientes a tus hijos de que la familia seguirá existiendo y que ustedes siempre serán mamá y papá aunque no estén juntos.

 

Esperamos que, al conocer algunas de las consecuencias de los conflictos maritales en tus hijos, la próxima vez recuerdes que tus acciones son lecciones para ellos. Te recomendamos enérgicamente que busques ayuda profesional para resolver tus diferencias de pareja de la manera más asertiva posible.

Papás y maestros, juntos contra la Inasistencia escolar

Por Equipo Montenegro

 

De acuerdo a datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) la inasistencia escolar en México llega al 11% de los niños inscritos en la educación básica y alcanza hasta un 18% si tomamos en cuenta a toda la población infantil en edad escolar, incluso a aquellos no inscritos.

¿Qué provoca esto? ¿Es significativa la ausencia del 11% de los niños para el otro 89% que sí asiste?

Pregúntele a cualquier maestra o maestro que dé clases a partir de Kinder y le dirá que las ausencias de pocos sí generan impactos en el resto. Ya que la interacción entre compañeros, la participación de los asistentes y el desarrollo de competencias afectivas y cognitivas mejora cuando la participación dentro del grupo es nutrida.

Un ejemplo puede ser el de cualquier maestra que tiene que apoyar a los alumnos con más inasistencias a estar “al corriente” con el resto de sus compañeros, este tiempo que toma la maestra en ayudar al alumno que faltó no lo aplica en la mejora general y cada vez que un alumno falta, el cúmulo de regularización dentro del salón crece, restando horas al crecimiento colectivo.

Es importante notar que, tanto estudios de la Universidad Pedagógica Nacional de México (UPN) y la Unicef insisten en que el contexto del niño en edad escolar determina las causas y las soluciones de la inasistencia. La vida familiar, la situación económica y la comunidad escolar juegan un papel muy importante en porqué faltan los niños a la escuela y cómo pueden dejar de hacerlo.

 

¿Cómo afecta el ausentismo al niño escolar?

De acuerdo a los pedagogos, psicólogos y maestros, los niños con alto ausentismo muestran un retraso en los logros educativos, en su autoestima e incluso en su futuro como empleados ya que se incrementa el riesgo de que dejen la escuela.

 

¿Cómo fomentar la disminución del ausentismo?

Como padres hay multitud de cosas que podemos hacer, desde planear mejor las vacaciones. Cuidar de la salud de los niños en épocas de riesgo (inviernos, cambios de estación), así como fomentar en ellos una cultura de responsabilidad. El ausentismo se puede combatir desde la elección de la escuela, por su cercanía a casa, los horarios escolares y la realización de que ser padres implica la responsabilidad de enseñar a ser responsable.

Hay, entre todas, una razón del ausentismo en la que los padres podemos ayudar aún más en el día a día: cuando nuestros hijos no se adaptan con éxito a su entorno.

De acuerdo a estudios psicológicos “las diferentes etapas de la enseñanza escolarizada pueden presentar desafíos que no todos los estudiantes están preparados para superar, y la imposibilidad de adaptarse al entorno suele conducir a la decisión de ausentarse de las clases”. Como padres podemos brindar nuestro apoyo a los maestros y a nuestros hijos al estar más atentos a la adaptación de nuestros hijos a su escuela, más si es reciente el cambio y frecuentemente en comunicación con los maestros si nuestro hijo sigue en la escuela.

Haz a tu hijo un melómano

Por equipo Montenegro

 

Todos recordamos las canciones con las que crecimos, y si estás en tus treinta o cuarenta y creciste en México, lo más seguro es que Juan Gabriel forme parte de tu educación sentimental a fuerza de escucharlo en casa. Otros muchos crecimos escuchando una mezcla de música en inglés con The Doors, Creedence, The Bee Gees y El Tri, Caifanes, Los Panchos, José Alfredo Jiménez, entre otros. Pero todo mexicano acepta que el “Huapango” de Moncayo es como nuestro segundo himno nacional. Así que todos somos un poco melómanos “por culpa” de nuestros padres. Pero… ¿te has preguntado qué melómano estás formando en tu hijo?

Acercar a tus hijos a la música de manera consciente puede traer beneficios, como crear personas más conectadas con sus gustos y tolerantes con los de los demás, aunque también curiosos e inquisitivos, ya que la música apela a una parte desprejuiciada de nuestro ser: los oídos, que todo lo captan.

Algunas recomendaciones que te hacemos para incentivar en tus hijos el gusto por la exploración musical, son los siguientes.

 

Despiértalos con música.

En anteriores entradas de este blog, te hemos contado los beneficios de iniciar el día con música. Creando con notas musicales el mejor inicio del día, alimentas el buen humor y estableces el tono de la jornada para ellos. La música debe ser alegre sin ser estridente; movida sin ser estresante. También debes variarla para no abrumarlos con las mismas canciones.

 

Dale variedad.

Todos tenemos un género favorito, pero eso no quiere decir que tus hijos deban escuchar siempre rock. Tira de tu experiencia vital y ponles música de tu niñez, de tu juventud, lo último que escuchaste. Es otra manera de conectar con ellos, otra forma de compartirte como persona.

 

Por algo son clásicos.

Beethoven, Mozart, Chopin, Mahler… los compositores de música orquestal y culta no fallan, por algo los llaman clásicos. Esta música se hizo para escucharse con los oídos y disfrutarse con el alma. Es apta para despertar o dormir, siempre hay algo para todos.

 

Empieza temprano.

Si existen discos como “Metallica para bebés” es porque uno de los órganos más importantes en el desarrollo del ser humano, el oído, también se hizo para nuestro disfrute y por ello los creativos han desarrollado música para cualquier etapa del ser humano. Desde el vientre materno disfrutamos el sonido. ¡Escoge bien la primera canción de tu bebé!

 

¿Qué otra cosa has hecho para enseñarles a tus hijos a amar la música? Cuéntanos en nuestras redes sociales y en los comentarios.

Asertividad infantil, qué es y cómo fomentarla (y por qué)

Por Equipo Montenegro

 

Podemos enseñar a nuestros hijos a ser educados, pero si realmente queremos prepararlos para vivir en una sociedad más diversa y hacerlos ciudadanos responsables de un nuevo orden social sin discriminación, lo que tenemos que enseñarles es el arte de la asertividad.

La asertividad los ayudará a expresar su propia opinión de manera respetuosa y clara al mismo tiempo; la asertividad es una característica que si es bien empleada por los pequeños, podrán tanto salir de aprietos como conseguir mejores puestos de trabajo en el futuro. Incluso en su infancia, la asertividad les puede ayudar a construir mejores relaciones con sus amigos, maestros y familia, enriqueciendo su experiencia vital.

Pero antes de ver cómo podemos cultivar este don social, debemos repasar brevemente qué entendemos por asertividad. Definida por los psicoterapeutas como “la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Negociando con ellos su cumplimiento”, la asertividad se define también como opuesta a otros dos comportamientos posibles en sociedad: la agresividad y la pasividad.

Aquí cabe resaltar que los niños son, por naturaleza, asertivos, pero que el problema viene cuando crecemos y buscamos aceptación por encima del bien común, que sólo llega cuando todos los intereses son representados y valorados.

Por ello te recomendamos estudiar los tres tipos de comportamiento que pueden desarrollar tus pequeños, para que identifiques en cuál se está desenvolviendo.

– Niños de estilo pasivo: actúan sin defender sus intereses ni sus objetivos ni sus emociones. Al no mostrar sus opiniones o desacuerdos, la gente suele aprovecharse de ellos.

– Niños de estilo agresivo: actúan sin tener en cuenta los sentimientos de los demás. Amenazan, insultan, pelean o gritan, creen tener razón siempre y suelen ser rechazados por la gente.

– Niños de estilo asertivo: actúan respetándose a ellos mismos y a los demás. Es adecuada su forma de expresarse, son correctos, coherentes, completos, claros, sinceros y concisos. Son personas que suelen ser aceptadas en los grupos y en las relaciones sociales, ya que emocionalmente no están en deuda con nadie.

Conducir a los niños por el camino de la asertividad es reflejar en sus conductas diarias una apuesta por la formación integral de los pequeños, no sólo en el civismo, sino en una cultura de la tolerancia a la diversidad y la responsabilidad social. Por esto, te presentamos dos actividades que puedes llevar a cabo para cultivar la asertividad en tus hijos.

 

El buzón de sentimientos

Este juego ayuda al niño a expresar lo que siente de forma adecuada. ¿Por qué no poner un “buzón de sentimientos” en casa en el que expresemos cómo nos ha hecho sentir una situación? Durante el fin de semana podemos leer todos los mensajes, y así nuestro hijo podrá expresar cómo le hizo sentir esa situación en concreto. Por ejemplo: “Yo me sentí mal cuando mi hermano no me dejó jugar con sus amigos”. En caso de que no pueda escribirlo, puede dibujarlo. El objetivo es que todos empecemos diciendo: “Yo me sentí… cuando…”.

 

Lo bueno y lo malo

Otra forma de manifestar nuestros sentimientos es hacer el juego de los 5 minutos buenos y malos. Es tan sencillo como reunir a la familia un ratito cada día para que todos podamos platicar cómo nos ha ido en el día: lo que nos ha gustado y lo que no nos ha gustado en lo absoluto. El único requisito será que nos miremos a los ojos.

 

Con estas actividades y consejos podemos fomentar la asertividad como herramienta de crecimiento, ¿qué opinas? ¿Has aplicado alguna otra actividad? Cuéntanos cómo fomentas tú la asertividad.

Cómo iniciar a tus hijos en la poesía

Por Equipo Montenegro

 

Sí, los chicos pasan cada vez más tiempo en internet -el INEGI calcula que hasta el 88.5 % de la población entre los 6 y 17 años se conecta a la red-, pero también cada día pasan más de ese tiempo en línea leyendo. Así que, ¿por qué no iniciarlos en la lectura de poesía con el internet como cómplice?

Pero primero averigüemos por qué es importante la poesía en la formación de nuestros hijos, para después conocer algunas prácticas que nos ayudarán a acercar a nuestros hijos a la poesía.

 

¿Por qué importa la poesía?

Según estudios recientes, los niños demuestran una tendencia natural al lenguaje poético como parte de su desarrollo “animista” del lenguaje. Es decir, todos los seres humanos descubrimos el mundo primero como un conjunto de fuerzas naturales. Pero después, cuando los niños “inician su escolarización, ven frenada dicha capacidad [poética], debido a que la escuela refuerza la construcción literal en el uso del lenguaje”, como afirma la investigadora chilena Carolina Merino.

La chilena encontró, además, que es “de gran relevancia estimular el discurso poético en la educación preescolar por las siguientes razones: primero, la poesía acerca al niño a experiencias que de otra manera no podría vivenciar. Leer desde una postura estética significa centrar la atención en los estados internos: imágenes, asociaciones, sentimientos, ideas que surgen en el lector y que le permiten elaborar un mundo propio. [Y] segundo, la estimulación del pensamiento divergente y creativo, que se logra por medio del discurso literario, constituye también una forma de educación”.

 

Fomentando la poesía (y el pensamiento poético)

Podemos iniciar a nuestros hijos en la poesía desde temprana edad, al mismo tiempo que les cantamos canciones y que leemos cuentos infantiles. Hay que buscar un momento específico del día para leerles poesía, ya que así lograremos que relacionen la lectura poética con momentos particulares de su rutina.

A los niños de  4 años en delante, en etapa de preescritura, se les puede invitar a que dibujen lo que el poema que les leímos les hace sentir, ver o imaginar. Así se fomenta, en dicha etapa, la imaginación y el lenguaje poético.

Con los niños en edad escolar con habilidades de lectoescritura se pueden realizar ejercicios interactivos como una lectura de poesía para después crear sus propias rimas imitando al autor de su poema favorito.

 

Ten siempre en mente que… la poesía no sólo es una forma de entretenimiento o de “cumplir” con la educación de nuestros hijos, sino que tiene beneficios muy palpables en su desarrollo. Aquí te dejamos los más importantes, para que te motives a acercarlos a la poesía.

  1. Estimulan su imaginación.
  2. Aprenden vocabulario.
  3. Ejercitan la memoria.
  4. Mejoran su expresión oral.
  5. Trabajan la sensibilidad.
  6. Activan su creatividad.
  7. Transmiten los valores leídos.