Mes: diciembre 2018

Enseñar el valor del dinero y el ahorro

Por Equipo Montenegro

Todos sabemos lo importante que es administrar nuestro dinero. Es un hábito necesario del cual obtenemos mayor provecho en nuestra vida adulta, pero ello no implica que este aprendizaje deba comenzar de manera tan tardía. Como todo hábito, es indispensable que se inculque desde edad temprana para crear conciencia y que esto resulte natural en los niños una vez que ellos crezcan.

Como muchas cosas al educar a nuestros hijos, es fundamental ser un ejemplo que ellos puedan imitar. Para ello es imprescindible realizar prácticas sanas con el manejo del dinero y permitir que los pequeños sean testigos. Una buena opción es pagar preferentemente en efectivo cuando ellos están con nosotros y marcar un tope a las compras para que así puedan entender que, una vez que el dinero se acaba, no es posible conseguir todo lo que se desea; justamente por eso es necesario administrarlo, dejar de lado cosas que no son indispensables si la cantidad de dinero que disponemos no es suficiente. El uso de tarjetas de crédito al momento de pagar puede crearles la falsa ilusión de que es la solución al conflicto, sin considerar que pasa a ser un gasto fuera de los límites y que después se debe pagar, saliendo del presupuesto previsto. Durante el crecimiento de nuestros hijos podemos involucrarlos de manera más activa en las compras, enseñándoles la importancia de conseguir buenas ofertas al hacer que nos ayuden a buscarlas y tomarlas en cuenta.

A partir de sus 7 años de edad se les puede proporcionar una mesada. Sin embargo, lo fundamental es que ellos aprendan a dividir ese dinero recibido para que destinen una fracción al ahorro. Funcionará tener una alcancía para almacenarlo y, después de un tiempo considerable, permitirles disponer del dinero para que ellos mismos se percaten de lo que pueden conseguir con el ahorro.

Después de los 12 años, la mesada puede convertirse en un pago. Ya sea que se encuentre un trabajo sencillo por el cual los niños reciban algo de dinero o que comiencen a ganarlo al ayudar en los deberes de la casa. Lo importante aquí es que ellos comprendan que, con esfuerzo, es posible conseguir dinero.

Cuando cumplan 15 años es un buen momento para que se adentren poco a poco al mundo de las finanzas y conozcan los conceptos necesarios para entender este contexto, lo que les permitirá moverse a través de él con seguridad. Esto puede lograrse por medio de la lectura de libros acerca de la materia y que sean propios para su edad, mismos que deben ser más detallados conforme ellos crezcan.

Finalmente, una vez que tengan 18 años, sobre todo si ya tienen algún trabajo con el cual complementen sus estudios, es fundamental que abran en el banco una cuenta de ahorro para tener un mejor control de su dinero. De igual forma es un excelente tiempo para dar un paso más allá y que ellos comiencen a usar una tarjeta de crédito con un monto pequeño. Esto servirá para inculcarlos en el uso responsable de ésta y, sobre todo, en cómo evitar deudas y pagos con intereses que sean mayores a la cantidad de dinero que perciben.