Mes: octubre 2018

El reto de la docencia

Por Equipo Montenegro

 

Como cada año, desde 1994 se celebra el aniversario de la Recomendación de la UNESCO relativa a la Condición del Personal Docente de Enseñanza Superior, en la cual se reconoce el papel de los docentes de todo el mundo, instituyendo a su vez el Día Mundial de los Docentes como un reconocimiento a su actividad profesional y aporte social.

En ocasiones los individuos vinculados con la educación –padres, alumnos, personal administrativo– no concientizan el aspecto fundamental del docente en el proceso de aprendizaje. Hace falta reconocer las competencias y requerimientos de quienes están frente al aula, así como el esfuerzo y la dedicación que implica esta labor social.

Los docentes deben tener libertad en el aula para incorporar conocimientos, estrategias, técnicas y tecnologías que abonen al aprendizaje de los alumnos de cualquier grado o nivel. En las universidades, por ejemplo, los maestros defienden la libertad de cátedra para impartir sus materias; la decisión de incorporar contenidos a su programa, de acuerdo con los planes de la carrera, será propia de cada responsable, al igual que la forma en que se impartirán los conocimientos, la calendarización, los materiales requeridos, etcétera.

Esto significa un reto mayor para todo el sistema educativo, porque al mismo tiempo que el docente tiene la libertad, implica atender las necesidades de los alumnos tomando en cuenta los contextos sociales, económicos, familiares, de organización, incluso de costumbres o tradiciones de una región. Es un trabajo que tiene una finalidad muy clara: enseñar, pero al mismo tiempo debe mediar entre las características del grupo al cual va dirigida la clase y los conocimientos, así como los saberes que lleven a un avance, a un nuevo estado intelectual de los individuos.

La docencia significa más que sólo impartir conocimiento. En un mensaje de 2017 emitido por la UNESCO y la UNICEF, entre otras instituciones, se lee: “La función de los docentes es fundamental para asentar la fortaleza de toda la sociedad, puesto que brindan a los niños, jóvenes y adultos los conocimientos y las competencias que necesitan para hacer realidad su potencial”[1]. Potenciar las capacidades del individuo implica despertar el gusto por saber, la necesidad de buscar respuestas, la capacidad de escuchar y dialogar, promover el respeto entre las personas y las ideas.

Pensemos solamente en el reto de los docentes frente a niños de primaria, el reto de preservar la curiosidad, el gusto por asistir a la escuela, la capacidad de asombro y, al mismo tiempo, impartir los contenidos de los programas oficiales de educación. Es decir, la finalidad es clara, precisa, pero un buen docente intentará fortalecer emocional e intelectualmente a sus alumnos para que en el futuro sean sujetos tanto hábiles como útiles en y para la sociedad.

Por ello conviene, por parte de toda la sociedad, hacer una pausa y reconocer la labor docente. La docencia, de alguna manera, se relaciona con nuestra vida; todos hemos recibido enseñanzas del alguien, la mayoría hemos asistido a la escuela, incluso algunos profesores han sembrado la semilla con dedicación, libertad y responsabilidad para que aquellos que fueron sus alumnos se dediquen a la profesión de enseñar el día de mañana.


[1] Fuente: http://unesdoc.unesco.org/images/0025/002592/259268s.pdf

¿Cómo generar clases dinámicas?

Por Equipo Montenegro

 

Mantener la atención de los estudiantes en el aula de clases es uno de los aspectos primordiales que como maestros hay que procurar para asegurar un aprendizaje provechoso. Para esto es necesario que organicemos clases dinámicas y atractivas que estimulen el interés del alumnado. ¿Pero cómo lograrlo?

A continuación se presentan ocho aspectos que debes tener muy en cuenta al momento de planificar y estructurar tus clases, mismos que pueden ser utilizados independientemente de la asignatura y el grado que impartes.

1. Al iniciar la clase, realiza una pregunta detonadora que permita reflexionar a los estudiantes sobre algún aspecto importante del tema que se abordará ese día. Procura que esa pregunta genere respuestas largas por parte de los alumnos para así incentivar un mayor análisis de éstas. Este pequeño ejercicio es asimismo una excelente herramienta para poner a prueba los conocimientos previos que los estudiantes tienen sobre el tema y así determinar los aspectos que será necesario abordar al momento de la explicación.

2. Cuida que tus exposiciones del tema no superen los 15 minutos. Después de este tiempo, es común que los alumnos pierdan el interés y dejen de prestar atención a lo que el maestro explica frente a la clase. Cuando sea necesario que el tema abarque más de ese tiempo, puedes realizar una breve actividad que les permita despejarse y después volver a la exposición del tema.

3. Procura actividades que le permitan a los alumnos ser los constructores de su propio aprendizaje: desde realizar trabajos por proyecto y en equipo, realizar debates, organizar ferias y presentaciones de los productos que logren en clase, hasta actividades de escritura sobre su experiencia y aprendizaje que puedan publicar en blogs, periódicos escolares, etcétera.

4. Usa organizadores gráficos al presentar la información más importante. Está más que comprobado que éstos permiten una mayor retención, clasificación y comprensión de la información.

5. Permite el movimiento de tus alumnos dentro del aula, lo cual les ayudará a despejar su mente y promover la actividad. Puedes hacerlo al colocar distintos materiales visuales (gráficas, fotos, imágenes, etcétera) por todo el salón de clases, o que algunos movimientos de su cuerpo (levantar los brazos, mover los pies en cierta dirección) sean la forma de responder preguntas.

6. Cierra cada tema con un resumen para asegurarte que la información relevante ha sido captada y asimilada por los estudiantes.

7. Procura que tus clases sean rigurosas, activas y llenas de diversas actividades. No permitas que haya espacios muertos que promuevan el aburrimiento y la distracción de tus alumnos. El tiempo de clase suele ser poco, por lo que hay que aprovecharlo en la mayor medida posible.

8. Recuerda que el foco principal de interés en un maestro debe ser su alumno; por tanto, toda actividad tiene que ser pensada en pos de asegurar su aprendizaje y que el conocimiento adquirido le sea de utilidad en el mundo real para que lo sepa aplicar en situaciones diversas. Es importante procurar que los estudiantes se vuelvan pensadores y críticos de por vida.