Mes: mayo 2018

La conversación: aprovechamiento fuera del aula

Por Equipo Montenegro

Casi todos los especialistas en educación y temas de la familia señalan la importancia de la comunicación entre padres e hijos, y, en particular, en asuntos relacionados con la vida académica de los estudiantes. La apertura de unos y de otros, de los papás y de los hijos, permitirá el intercambio para la formación y no sólo de información.

Difícilmente tendremos un consejo sobre la escuela –parte esencial en el día a día de los niños y jóvenes– que funcione o sea válido para cualquier familia. Sin embargo, existen algunas pautas que pueden dar luz para propiciar una mejor comunicación en casa en cuanto al aprovechamiento académico para estimular la expresión, curiosidad y análisis, más allá de los libros y el aula.

Una cuestión básica es que los padres o tutores muestren interés en las actividades escolares diarias. Además de averiguar si saben, por ejemplo, sumar o multiplicar los más pequeños, o qué han aprendido en tal o cual materia los más grandes, también valdría la pena hacerles preguntas que los lleven a pensar, como: ¿Eso cómo lo puedes aprovechar en casa, en la calle y en el juego? ¿En qué otros contextos y otros sujetos (animales, plantas, personas) podría funcionar / aplicarse / investigarse? Incluso los adultos podrían proponer escenarios y situaciones distintas en el quehacer diario del estudiante, en el que esa información o conocimiento adquirido con los profesores sea útil o aplicable.

Habría que evitar que parezca un examen o interrogatorio; que sea más una conversación. Así, los estudiantes percibirán también la disposición de sus padres para conocer más de ellos; se abrirá su capacidad de razonamiento en la vida diaria, “el mundo real”; desarrollarán su apertura al diálogo, y verán que lo aprendido en la escuela es realmente valioso para las actividades cotidianas.

Estas conversaciones podrían reforzarse con ejemplos y suposiciones, o situaciones y descripciones de escenarios y contextos, así como añadir experiencias propias y, por qué no, algo de humor como un chiste o un juego de palabras, todo lo cual abonará a que el estudiante de cualquier grado aproveche en mayor medida lo aprendido en el salón de clases.

Del mismo modo, este ejercicio fortalecerá los lazos entre los miembros de la familia, y no solamente con los padres, sino también con otros adultos que forman parte del contexto de los chicos. A su vez, este intercambio y muestra de interés enriquecerá el léxico de los niños, al igual que su perspectiva del mundo porque, al hablar de un nuevo conocimiento adquirido, entonces desarrollará su capacidad de análisis.

Habría que considerar que este ejercicio se debe realizar de manera esporádica, cuando el niño o joven se muestre disponible, y cuando los padres puedan suspender sus actividades disponiendo tiempo y oportunidad para atender las ideas, conocimientos y dudas del estudiante.

Este ejercicio puede adecuarse a las necesidades de cada individuo o familia. Siempre que esté abierto el canal de diálogo, con paciencia y atención, repercutirá de manera positiva en el crecimiento personal y escolar, en tanto individuos en medio de una sociedad. Y no sólo el estudiante lo aprovechará, sino también los adultos aprenderán algo nuevo, recordarán lo ya conocido y se abrirán a nuevas experiencias.

Jugando se entiende el lenguaje

Por Equipo Montenegro

Como ya se ha mencionado en entradas pasadas, es importante que como padres nos involucremos en el desarrollo general de nuestros hijos lo más que nos sea posible, pues esto puede resultar determinante para que dicho desarrollo sea beneficioso y se eviten problemas que perjudiquen el desenvolvimiento de los más pequeños en un futuro.

Anteriormente se abordó el tema de la psicomotricidad fina, y ahora nos centraremos en otro aspecto que resulta igual o más fundamental que el anterior: el lenguaje. Éste es el medio por el cual cada persona puede comunicarse con el mundo exterior y expresar sus ideas, sus impresiones, sus deseos y sentimientos. Por ello es demasiado importante que, desde una temprana edad, cada uno aprenda a desenvolverse en el ámbito y se dé a entender de manera adecuada, no sólo con la selección de palabras idóneas, sino que su pronunciación sea precisa y entendible para todos los demás.

Muchos niños suelen tener problemas en su habla, y algunos de ellos mejorarán por sí mismos con el tiempo y la práctica, pero otros tendrán mayores dificultades y podrían desarrollar manías que, ya de mayores, serán más difíciles de contrarrestar. He aquí la importancia de comenzar a apoyarlos desde el momento en que el desarrollo del lenguaje se torna fundamental.

¿Cómo podemos hacerlo? Se sabe que las actividades y los ejercicios lúdicos son los mejores para que los niños aprendan de una manera eficaz, rápida y natural sin que ellos lo noten, y para que no les sea una actividad fastidiosa que deseen abandonar. Además, con ese tipo de juegos se fomenta al mismo tiempo la interacción y convivencia familiar, juegos que son también pilares imprescindibles para el crecimiento emocional de todo niño.

A continuación se enlistan actividades y juegos que puedes realizar con tus hijos para ayudar al desarrollo de su habla, especialmente si ha comenzado a presentar problemas en la pronunciación.

  • Lean juntos en voz alta. Los mejores textos para este propósito son aquellos que sean repetitivos y que rimen, como los poemas. Existen muchos libros que se centran justamente en esto y que le dan un enfoque infantil que los más pequeños pueden disfrutar e imitar con facilidad.
  • Canten juntos. De igual manera, las canciones que mejor funcionan para practicar la pronunciación son aquellas que tienen estrofas repetitivas o hacen uso de onomatopeyas. Por supuesto, existe una gran cantidad de canciones infantiles que serán de bastante ayuda y que son de muy fácil acceso.
  • Jueguen con popotes. Coloca objetos pequeños, ligeros y redondos (como pelotas o pompones) en superficies planas. Después, dale a tus hijos un popote e invítalos a que soplen a través de él para mover los objetos. Puedes crear una pista con meta para instarlos a hacer una competencia de carreras. ¡Eso lo hará más divertido! ¿Y a qué les ayudará este juego? A fortalecer los músculos bucales, claro.
  • Jueguen con marionetas. Hacer hablar marionetas es un apoyo a tus hijos para practicar la articulación. Además de que, al mismo tiempo, crean muy divertidas historias.
  • Pronuncien las vocales. Este ejercicio es sencillo, tus hijos sólo tienen que inhalar lentamente por la nariz y exhalar el aire por la boca al mismo tiempo que dicen cada una de las vocales.