Juegos y manualidades: desarrollo de la psicomotricidad fina

Por Equipo Montenegro

El desarrollo y crecimiento general de los niños, desde su edad más temprana, implica una gran cantidad de aspectos que resultan decisivos para su desenvolvimiento, aprendizaje y reconocimiento del mundo, tanto para su estado actual como para mejorar en un futuro su relación consigo mismo y los demás. Entre estos aspectos, destacaremos uno de los más básicos con respecto al movimiento y uso del cuerpo, el cual nos permite realizar acciones imprescindibles con las que interactuamos con nuestro entorno: la psicomotricidad fina. Pero ¿qué es?

La psicomotricidad fina engloba todos aquellos movimientos, específicamente de las manos y los dedos, que se relacionan con la vista y que necesitan de una gran destreza y dominio para efectuarse. Si bien estas habilidades suelen ser obtenidas de forma natural y espontánea desde los primeros meses y años de vida, inspiradas en la propia curiosidad innata de un bebé por descubrir, explorar, tocar y conocer, se aconseja que como padres le demos a nuestros hijos un pequeño empujón para ayudarlos durante su desarrollo psicomotriz a través de actividades lúdicas que les sean divertidas y atractivas. Éstas no sólo les permitirán adquirir las destrezas que serán fundamentales cuando comiencen a realizar actividades más complejas, mismas que les permitirán una mayor autonomía, sino que pueden fomentar la convivencia en familia y nuestra relación con ellos.

Todo, por supuesto, comienza poco a poco, con ejercicios que se adecuen al desarrollo motriz del cual nuestro hijo es capaz de acuerdo a su edad. Entre más temprano se comience a trabajar con estas actividades, los resultados y la evolución serán más satisfactorios.

Algunos de los ejercicios y juegos que los expertos recomiendan son los siguientes.

 

Movimientos con las manos

  • Tocar las palmas entre sí, primero con movimientos libres y después siguiendo un ritmo. Podemos ser nosotros quienes marquen dicho ritmo para que nuestro hijo nos imite.
  • Sujetar objetos y realizar juegos de equilibrio en las palmas de las manos.
  • Con acompañamiento de canciones infantiles, realizar gestos con las manos.
  • Sobre arena, tierra o agua, realizar trazos libres y dibujos.
  • Mover ambas manos y muñecas en varias direcciones. Para esto, pueden realizarse bailes y coreografías sencillas en las que los movimientos más importantes sean con las manos.
  • Juegos de mímica, especialmente para imitar movimientos de animales u objetos con las manos.
  • Abrir una mano mientras se cierra la otra, variando la velocidad al hacerlo. Puede tomarse como un reto para que nuestro hijo lo logre lo más rápido posible.

 

Movimientos con los dedos

  • Similar a los ejercicios con la mano, realizar movimientos varios, ya sea abriendo y cerrando los dedos, juntarlos y separarlos. Todo puede comenzar con movimientos libres, pero después puede seguirse un ritmo, marcado por nosotros o por una pieza musical.
  • Golpetear con los dedos en alguna mesa tratando de imitar un ritmo.
  • Colocar las manos sobre la mesa y levantar uno a uno los dedos.

 

Movimientos relacionados con la vista

  • Jugar a lanzamiento de objetos y tiro al blanco.
  • Realizar acciones repetitivas como enroscar y desenroscar tapas y tuercas, abrochar y desabrochar botones, atar y desatar cordones, etcétera.
  • Manipular objetos pequeños, como lentejas, botones, frijoles, etcétera.
  • Realizar figuras con plastilina.
  • Barajar cartas.
  • Perforar dibujos.
  • Usar tijeras.
  • Doblar y rasgar papeles.

 

En todas estas actividades, el propósito es acompañar a nuestros hijos al realizarlas, mostrándoles con ejemplos cómo deben hacerse y siempre dándoles un tono de juego que sea agradable. Además, conforme su destreza mejore, y tanto los movimientos como las acciones les sean más naturales y sencillas, se pueden llevar a cabo actividades que combinen varias a la vez, por ejemplo: realizar figuras de papel u otros materiales en los que deban dibujar, doblar, cortar, pegar, manipular objetos pequeños, etcétera.

En internet se encuentran fácilmente diversos ejemplos de manualidades, así como en nuestra página de Facebook, en la que compartimos de manera habitual varias opciones.

Lo importante es que apoyemos a nuestros hijos con su desarrollo, al mismo tiempo que compartimos momentos de calidad con ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *