Un ABC sobre los berrinches

#Berrinches #GuiaparaPadres

Cómo desmantelar una bomba de frustración

Todos hemos presenciado la detonante determinación de la rabieta de un niño, propio o  del asustado/apenado padre que planeaba una calmada y rápida visita al supermercado. De dónde o por qué se generan, cómo evitarlos y, más que nada, cómo hacerles frente, son algunos de los temas que desarrollan los especialistas en la guía de padres de Montenegro, en su entrega sobre los berrinches.

 

Material explosivo. Qué son los berrinches

Los berrinches son una crisis de frustración del niño[1] que se encuentra en un momento rebasado por sus emociones. Los niños entre 1 y 3 años son más propensos a caer en estas situaciones[2], pues a esta edad creen ser el centro del mundo y por ello quieren las cosas de forma inmediata; les cuesta controlarse al esperar las cosas y fácilmente se frustran, no saben controlar emociones como el enojo, no saben usar muchas palabras para expresarse, entre otras razones[3]. También hay episodios de berrinches en niños mayores, ya con menor frecuencia entre cada episodio. En ciertos casos, y a cierto nivel, también los berrinches pueden ser una forma en la que los niños buscan manipular para obtener lo que quieren, mas no son el centro de toda rabieta.

 

Antes de que el percutor se active: cómo prevenir un berrinche

La estructura que se le brinda al niño desde sus padres es fundamental para ayudarlos en su comprensión de lo permitido y lo no permitido, la tolerancia al aplazamiento de situaciones y a sobrellevar la frustración, factores que inciden en la explosión o prevención de un berrinche. Entre algunas medidas que puedes tomar para ayudar a evitar un berrinche, se encuentran: recordar, en primer lugar, que el adulto eres tú y que todo se complica si entras en un juego de poder con el niño que ya se encuentra fuera de control; establecer acuerdos antes de salir, como los horarios de cada actividad o si podrá obtener algún dulce o cosa que desee; y negociar con él cada que se pueda.


ES IMPORTANTE QUE MIENTRAS TRANSCURRE EL BERRINCHE, NO LE DES A TU HIJO LO QUE QUIERE SÓLO PARA QUE SE CALME, YA QUE, SI OBTIENE LO QUE QUIERE, NO ESTARÁS ERRADICANDO LOS BERRINCHES, SINO REFORZANDO ESTE TIPO DE COMPORTAMIENTOS CADA VEZ QUE QUIERA OBTENER ALGO.


Protocolos de emergencia: qué hacer ante un berrinche

Si bien con el tiempo se podrán ir dominando e implementado diferentes estrategias que ayudan a evitar que se genere un berrinche, no podremos esquivar todos. Y una vez dentro de una situación de éstas, en privado o en público, he aquí algunas sugerencias de lo que podrías hacer para aminorar el impacto: cargar al niño fuera del espacio público para que pueda terminar su berrinche, sin arrastrarlo; no detenerlo a menos de que lastime a otra persona o propiedad; tener paciencia y no cederle lo que quiere para sacarlo del berrinche. Ante todo, y probablemente lo más difícil, es mantener la calma. Hay que recordar que en este punto el niño ya no está en condiciones para entender razones, esas se hablarán con él firmemente una vez que haya salido de este estado, y recordar que si obtiene lo que quiere mediante estas formas, se generará un reforzamiento a estas conductas.

Para tener una visión más completa y en detalle de estos —muy enérgicos— eventos que son inevitables en la vida con niños, te invitamos a que leas la guía sobre berrinches disponible de forma gratuita en la sección de Padres del portal oficial de Montenegro, para conocer más sugerencias de especialistas sobre el tema.


[1] Baby Centre. “Tantrums”. [Revisado en https://www.babycentre.co.uk/a1040560/tantrums#ixzz4ghTcJWRw]

[2] Ídem.

[3] American Psycological Association. “Tantrum in the grocery store”. [Revisado en http://www.apa.org/act/resources/fact-sheets/challenging-36-months.aspx]

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *